La Diputación de Valencia aprueba un nuevo plan de ajuste

La Diputación Provincial de Valencia presentará al Ministerio de Economía un nuevo plan de saneamiento financiero para garantizar la disminución de su deuda, que se situó a final de 2000 en 57.000 millones de pesetas (342,58 millones de euros), el 126% de los ingresos, cuando el límite legal es el 110%.

La corporación provincial se ha visto obligada a presentar este plan a Economía después del fracaso del aprobado en mayo del año pasado. La deuda entonces alcanzaba el 135% de los ingresos y, aunque se ha conseguido disminuir su peso, la diputación acabó el año 2000 con un ahorro neto negativo de 393 millones de pesetas (2,36 millones de euros).

El plan imposibilita las modificaciones presupuestarias, salvo casos de extrema urgencia, y un control estricto del gasto, especialmente el de personal, con la limitación de horas extraordinarias.

La diputación ha descartado aumentar el recargo sobre el impuesto de actividades económicas (IAE) -es del 29% y la ley permite que alcance el 40%- para obtener más ingresos, aunque estudió tal posibilidad.

Sin embargo, el plan de ajuste sí podría recaer sobre los contribuyentes en forma de aumento de los precios públicos que cobran las empresas de servicios -basuras, saneamiento de aguas y otros- de la diputación. Estos precios se revisarán anualmente para evitar desviaciones presupuestarias.

El plan prevé que en tres años la deuda se sitúe en el 106% de los ingresos, dentro de los límites legales.