TRIBUNA

Señor Trokoniz, ¿qué sabe usted de Euskadi?

El Partido Nacionalista Vasco y todos los demócratas vascos durante más de 100 años hemos tenido que sufrir a ETA los últimos 40 años.

Con gran sorpresa el día 26 de febrero del año 2001, leyendo el diario Cinco Días, en su página 14 me encuentro con un artículo firmado por don Fernando Fernández de Trokoniz titulado ¡Por fin! que, tanto en sus formas como en su contenido, no me parecen de recibo.

Como él mismo reconoce al comenzar el artículo, critica al lehendakari Ibarretxe en sentido peyorativo y burlón y, además, considera que tiene que cambiar la grafía de su apellido, del original Trocóniz a Trokoniz en consideración a nuestro lehendakari.

Se sorprende porque el lehendakari, convocando elecciones al Parlamento Vasco, no disuelva a la vez la Cámara, y continúa diciendo que para que haya convocatoria es obligatorio que haya disolución.

Mala memoria tiene el amigo Fernández de Trokoniz, porque incluso en esta democracia naciente el señor Adolfo Suárez, que provenía directamente del Régimen anterior, aunque me merece todas las consideraciones y mi respeto, convocó elecciones sin disolver el Parlamento, haciéndolo al cabo de 21 días del anuncio de las elecciones.

Es curioso que llame al lehendakari esperpento de personaje y que le haga protagonista de los tópicos chistes de vascos. Sí me parece totalmente terrorífico pensar, como usted dice, que el lehendakari ha convocado elecciones para que Jaime Mayor Oreja dimita como ministro para luego no convocar los comicios. Esta sería su forma de actuar, señor Fernández de Trokoniz, y que desde luego no es la nuestra.

Creo que el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y todos los demócratas vascos durante más de 100 años, y básicamente los últimos 40 años, hemos tenido que sufrir a ETA.

Hemos dicho siempre, y hemos pedido siempre, incluso a gritos, que acabe la violencia. Por lo tanto, no podemos permitir que se nos diga que pedir el cese inmediato de la violencia no significa nada porque no se consigue nada.

Quien tiene posibilidades de actuar para que la violencia se termine es posiblemente el Ministerio del Interior y su Gobierno, no ahora, sino desde hace 40 años, y no lo ha conseguido. Nosotros seguiremos pidiendo el cese de la violencia pero es el Estado quien tiene que llevarlo a cabo.

Si con esto lo que se esta intentando es menospreciar la actuación de la Ertzaintza, le rogaría al señor Fernández de Trokoniz que mire lo que hace la Guardia Civil en Navarra y verá unos resultados parecidos. El tema consiste simplemente en que no es cuestión de una actuación policial más o menos fuerte, el tema es que hay que resolver un conflicto que hay en este país y que en absoluto ningún Gobierno español esta haciendo nada por intentar solucionarlo.

Me llama la atención, grandemente, que cuando los que el señor Fernández de Trokoniz llama demócratas se manifiestan, no es para pedir el cese de la violencia y digan, además, que estamos esperando milagros pidiendo el cese.

A continuación dice que estas elecciones vascas son de gran importancia y que es, por esta razón, por lo que cree que no piden el cese de la violencia.

Efectivamente hay un problema de violencia organizada que hay que solucionar, que es muy importante y que es el problema principal en estos momentos, pero que tampoco cabe que pongamos en un periódico económico las comas en que existe un circuito mafioso que consiste en coaccionar para cobrar.

Hay que decir muy claro que esencialmente no existe una intimidación intelectual, aunque hay alguna. Es posible que cuando no existe equilibrio las cosas se quiebran, pero es absolutamente necesario saber quién tensiona y hasta qué punto y por qué no se quita la tensión para que esto no se quiebre.

Es muy raro que el señor Fernández de Trokoniz se extrañe de que en esta sociedad, la vasca, con la inseguridad física que él dice que existe, pueda existir una prosperidad económica muy importante.

No sabe de lo que esta hablando. Es cierto que existe el impuesto revolucionario y es cierto que un porcentaje de empresarios vascos paga dicho impuesto. ¿Pero qué porcentaje? Como empresario puedo decir que, de todos los que conozco, posiblemente no llegan ni a un 0,5% los empresarios que pagan el impuesto.

Finalmente, y aunque no le guste, la economía vasca ha alcanzado una prosperidad importante en los últimos ocho años y además quiero recordarle que ETA existe hace 40 años.

Es decir, que con el impuesto revolucionario y con la inseguridad indiscernible que él dice sufren este país y sus empresarios, hemos luchado para que la economía llegue al nivel que ha llegado. Nivel altamente importante, muy superior al del resto del Estado y comparable a las comunidades más desarrolladas de la Unión Europea.

Acontinuación, habla de las elecciones. Pero hace una primera afirmación curiosísima, y es que los partidos democráticos sólo son aquellos en los que están representados el PP y el PSOE. Dice que los nacionalistas vascos podemos creer y defender las reglas democráticas, pero no practicamos un Gobierno que respete los derechos y la libertad de todos los ciudadanos y que, además, no repelemos la violencia y no expulsamos fuera de nuestra nación a los que usan la violencia y la fuerza.

No le preocupa al señor Fernández de Trokoniz cómo se va a formar Gobierno porque entiende que es una cuestión menor.

Ya me dirán cómo se soluciona este problema sino somos capaces de formar un Gobierno que pueda gobernar, y además se vuelve a poner la etiqueta de que los demócratas son ellos y no el nacionalismo vasco, porque nosotros solamente usamos la democracia en sus formas y sus modos simplemente como un puro medio instrumental.

Termina el artículo diciéndonos que por qué no nos conformamos con vivir como se vive en el resto de España. Pues bueno, porque nosotros queremos vivir como se vive en Euskadi, no estamos obligados a vivir como se vive en el resto del Estado, con todos los respetos, que se puede vivir muy bien y compartimos con el pueblo español su bienestar en muchas ocasiones.

Finalmente, pide que las cosas cambien. Creo que lo que hay que pedir es que las cosas se arreglen.

Pienso realmente que el señor Fernández de Trokoniz no está bien informado de lo que pasa y que, por lo tanto, no tiene los datos suficientes para poder escribir con conocimiento de causa.

Pero también puede ocurrir que conozca en profundidad cuál es el problema de Euskadi y entonces lo que ha hecho con el artículo señalado es no decir la verdad.

Es intentar confundir a la opinión pública, y al ciudadano español de a pie, diciéndole una cosa que no es cierta.

Le pediría que si tiene intención de volver a escribir sobre Euskadi y su lehendakari sea, por lo menos, más respetuoso.