La fiscalía reclama otro control médico para Arriortúa

La fiscalía ha solicitado a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que permita a un médico designado por las autoridades de Estados Unidos examinar al industrial vasco José Ignacio López de Arriortúa antes de decidir si accede a extraditarle al citado país, que le reclama por los delitos de fraude y sustracción de documentos confidenciales a General Motors, según informaron ayer fuentes jurídicas.

La realización de un nuevo examen médico a López de Arriortúa se ha solicitado después de que el fiscal informara a favor de que se continuara con el procedimiento de extradición iniciado, al considerar que las conclusiones alcanzadas por el médico forense de la Audiencia Nacional Ángel Canelada, que examinó al industrial el pasado mes de enero, no impedían someterle a juicio.

En dicho informe se afirmaba que Superlópez presentaba síntomas severos que alteran su memoria de fijación, cambios de personalidad tendente a la euforia y neurosis traumática con delirio de autosuficiencia. No obstante, el fiscal considera que estas lagunas de memoria no impiden que se le someta a juicio, puesto que afectan a hechos actuales y no a los anteriores, por los que Estados Unidos solicitó su extradición.

Al solicitar un nuevo informe, que sería realizado por el médico norteamericano, el fiscal espera que durante la vista, en la que la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal decidirá si entrega o no a López de Arriortúa a Estados Unidos para que sea juzgado en aquel país, comparezcan ambos doctores para exponer sus conclusiones.