Hacienda recaudó en 2000 un 8,3% más que en el ejercicio anterior

Durante el pasado año, Hacienda registró más de 60.000 nuevos declarantes por IVA, de los cuales el 75% son sociedades. Asimismo, creció el número de entidades con beneficios y las ventas de las grandes empresas. Según destacó ayer el secretario de Estado de Hacienda, estos logros han permitido que los ingresos tributarios aumenten un 8,3%.

Apesar de las reformas fiscales del pasado año, los ingresos tributarios registrados por Hacienda crecieron un 8,3% respecto a 1999. Según explicó ayer Giménez-Reyna ante el Congreso de los Diputados, este dato es tanto más positivo si se tiene en cuenta la congelación de los impuestos especiales. En este sentido, debe recordarse que la subida del petróleo a lo largo del ejercicio 2000 propició que Hacienda ingresara más de dos billones de pesetas por los impuestos que gravan los carburantes (1,5 billones por el impuesto de hidrocarburos y el resto por el IVA que grava los carburantes).

Como ya anunciara el director de la Agencia Tributaria, la recaudación total durante 2000 fue de 17,15 billones de pesetas, casi un billón de pesetas más de lo presupuestado. En datos globales, la recaudación tributaria alcanzó una elasticidad del 1,35%. Esto supone que las reformas tributarias lograron un crecimiento mayor que el de la economía (la recaudación crece un 35% más de lo que ha crecido el PIB en términos nominales).

Detrás de estos datos se encuentran 66.000 nuevos declarantes de IVA, de los cuales casi 50.000 son sociedades. También está el aumento del 17% de las empresas con beneficios y el crecimiento en un 14% de las ventas totales de las grandes empresas. Así, la recaudación del impuesto de sociedades ascendió a 2,8 billones de pesetas, un 17,6% más que en 1999. En tanto que por IVA, Hacienda recaudó 5,5 billones de pesetas y se incrementó un 19,3% el IVA de las grandes empresas.

Respecto a la reforma del IRPF, Hacienda cifra en 543.000 millones de pesetas su coste neto. Algo que no ha impedido que los 5,33 billones de pesetas ingresados por este impuesto supusieran un 4,6% más que en 1999.

Giménez-Reyna destacó el mayor peso ganado por los aumentos de patrimonio. Durante el periodo 1996-1999 se multiplicaron por cinco las cuotas por incrementos de patrimonio, pasando de 60.000 millones de pesetas en 1996 (año en que se eliminó el porcentaje de reducción de las plusvalías por antigüedad de los bienes) a 350.000 millones en 1999.

Entre los proyectos para 2001, el secretario de Estado dibujó las líneas de la que será la nueva Ley General Tributaria. Este texto recogerá el actual estatuto del contribuyente y acomodará la ley de procedimiento administrativo común al ámbito tributario. Además introducirá medidas para reducir conflictos entre contribuyentes y Hacienda, por ejemplo por la vía del arbitraje. Giménez-Reyna recordó el actual plan para reor-ganizar la inspección y la próxima reforma del impuesto sobre sociedades, cuyo fin será favorecer a las pymes y la inversión en innovación tecnológica y en internacionalización de las empresas.