Un grupo de accionistas demanda al presidente de Deutsche Telekom

El gran descontento que reina entre millones de accionistas alemanes por el desplome en Bolsa de Deutsche Telekom encontró ayer su expresión judicial en una demanda interpuesta por un grupo de pequeños inversores en contra del presidente de la compañía, Ron Sommer. Junto a sus consejeros, Sommer -quien en los últimos días ha tenido que afrontar varias peticiones de dimisión- es acusado por supuesta violación a la normativa bursátil e insuficiente información pública sobre el verdadero estado financiero del ex monopolio telefónico alemán.

La semana pasada, Deutsche Telekom había tenido que admitir que sus bienes inmuebles valen 2.000 millones de euros menos de lo que figuraba en los libros. Los expertos habían señalado la necesidad de esta corrección, que, sin embargo, había sido considerada innecesaria por la compañía, que el año pasado realizó su tercera colocación en Bolsa y aspira a adquirir la operadora de EE UU VoiceStream.

En cualquiera de estas operaciones, la compañía hubiera debido informar públicamente sobre la verdadera valoración de sus propiedades, según creen los demandantes, 10 inversores particulares que por el desplome en Bolsa de la compañía han llegado a perder sumas en parte superiores a 6,8 millones de pesetas.

Deutsche Telekom, por contra, sostiene haber obrado correctamente y resalta haber contado con el visto bueno de las autoridades para sus operaciones.