Los pilotos de Iberia exigen un alza salarial del 15% antes de la OPV

Los pilotos de Iberia exigen a la dirección de la compañía un acuerdo sobre su convenio colectivo antes del 3 de abril, fecha en la que la compañía prevé cotizar en Bolsa, y reclaman que la subida salarial aplicable en 2001 sea superior al 15%.

Este colectivo, que acaba de decidir como medida de presión volar cumpliendo el reglamento de forma estricta, lo que se conoce vulgarmente como huelga de celo, según informaba ayer El País, pide que se deje de aplicar la reducción salarial media del 15% que aplicó Iberia a todos los trabajadores en 1995 dentro del plan de salvación de la empresa.

La supresión de la llamada cláusula 104 debería ser efectiva a partir de este año, lo que supondría un incremento de los salarios en tablas en ese porcentaje, al que habría que sumar la revisión anual en función del IPC anual, según fuentes del Sepla, que niegan que exista una huelga de celo.

Además los pilotos reclaman que la empresa sufrague un plan de pensiones para los compañeros que se prejubilan con 60 años para garantizarles el 100% de sus ingresos hasta los 65 años.

El Sepla ha pedido a los pilotos que mantengan la calma "necesaria" en estos "momentos decisivos" en los que se está negociando el convenio colectivo. De esta manera, y a través de una circular enviada ayer, la sección sindical ha querido realizar "un llamamiento a la serenidad" para "aplacar la crispación existente en el colectivo provocado por los incumplimientos del convenio en los que está incurriendo Iberia y el retraso que se está produciendo en la negociación del nuevo convenio a las puertas de la salida a Bolsa de la aerolínea".

Por su parte, los accionistas de Iberia se reúnen hoy en primera convocatoria en junta extraordinaria para aprobar la OPV del 53,9% del capital de la compañía aérea.

La junta extraordinaria someterá a la votación de los accionistas la unificación de las distintas clases de acciones, el acogimiento al régimen de tributación consolidada y la ratificación de consejeros.

También se votará la modificación de los estatutos de la compañía en lo que compete a las acciones y su transmisión, los derechos de los accionistas y los de suscripción preferente, las clases de juntas y su constitución -así como la de la comisión ejecutiva-, las retribuciones, las atribuciones del consejo y el régimen de beneficios.

La aprobación por parte de los accionistas de la salida a Bolsa de Iberia tendrá lugar antes de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) inicie la OPV.