El Gobierno condecora al policía de la Brigada Social Melitón Manzanas

El Gobierno condecoró ayer con la Gran Cruz de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo al policía Melitón Manzanas, asesinado por ETA en Irún en agosto de 1968 cuando era jefe de la Brigada Político Social de San Sebastián. Manzanas siempre fue considerado como un torturador y, según Le Monde, colaborador de la Gestapo.

La Ejecutiva del PSOE trasladó ayer al Gobierno su malestar por esta medida mientras que el PNV, EA e Izquierda Unida pidieron la comparecencia en el Congreso del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja.

El senador socialista Javier Rojo reaccionó así a este reconocimiento: "Este Gobierno puede terminar condecorando a Franco". El portavoz del Ejecutivo, Pío Cabanillas, afirmó ayer que el Gabinete se ha limitado a cumplir la ley de ayuda a las víctimas del terrorismo y que la concesión de la Gran Cruz "no juzga la trayectoria vital" del policía condecorado.

Manzanas fue la primera víctima de ETA planificada aunque la organización terrorista había asesinado dos meses antes en un control de carretera establecido en Villabona (Guipúzcoa) al guardia civil José Pardines, y en 1960 a la niña de año y medio Begoña Ustarroz, que murió al explotar una bomba colocada en la estación de Amara de San Sebastián. El ex ministro Ernest Lluch, asesinado por ETA, fue quien destapó este último caso.