Segmento de la línea de alta velocidad Haramain, entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí.
Segmento de la línea de alta velocidad Haramain, entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí.

El consorcio del AVE de Arabia cierra el acuerdo para el fin de obra

Ata 48 millones por sobrecostes y rematará las estaciones por 36 millones

Anticipará el arranque a 2017 por 60 millones de euros

El equipo negociador del consorcio que ejecuta el AVE del desierto, en Arabia Saudí, se ha traído a Madrid un importante acuerdo en firme que llevaba más de un año fraguándose. Son las condiciones para culminar la línea entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí, la mayor infraestructura del mundo con participación española. Hasta ahora ha habido misiones diplomáticas, principios de acuerdo, declaraciones de buenas intenciones de los contratistas y del cliente Saudi Railways Organization (SRO), y reclamaciones por ambas partes, pero no ha sido hasta la semana pasada cuando se han sellado los compromisos.

Al presidente del consorcio Al Shoula, Jorge Segrelles, y al director general Álvaro Senador, se ha sumado en las últimas semanas el presidente de Renfe, Juan Alfaro, para atar aspectos económicos como el levantamiento de la retención del 10% del presupuesto de la obra, que ejercía como garantía, para cobrarla en su totalidad, o dirimir las responsabilidades sobre los remates en las estaciones. El pacto, según fuentes conocedoras del mismo, ha sido explicado esta mañana por Segrelles en consejo de administración y ha obtenido el respaldo unánime de los componentes de Al Shoula: Adif, Renfe, Ineco, OHL, Copasa, Imathia, Indra, Consultrans, Cobra, Dimetronic e Inabensa (88% del capital entre las 11), y las saudíes Al Shoula y Al Rosan.

Entre las conquistas del bloque español, la SRO ha renunciado al blindaje que suponía reservarse el pago del tramo final de la obra. Si todo sale como está previsto, el consorcio cobrará el 100% del trabajo a cambio de depositar avales, que constituirían la nueva garantía ante el operador saudí de ferrocarriles. Lo que debe dirimirse aún en el consejo es si esos avales son prestados por cada de los socios o por el consorcio.

Este avance, liberando las últimas certificaciones (en torno al 10% del presupuesto de la obra), está llamado a evitar tensiones de caja entre las empresas en el tramo final del proyecto de construcción. La parte saudí, explican las fuentes consultadas, acumula cierto retraso en las certificaciones de obra, siendo las últimas de agosto de 2016. De hecho, Segrelles vuelve este fin de semana a Arabia con peticiones bajo el brazo como la agilización de los pagos.

No ha sido hasta la semana pasada cuando se han sellado los compromisos que venían fraguándose desde hace más de un año

Otro paso significativo ha sido el de los citados remates de obra en las estaciones, que asume el consorcio a cambio de 150 millones de riyales (35,8 millones de euros). Más allá del importe económico, se trata de desatascar la conclusión de las estaciones para la entrada en funcionamiento del AVE en una operación anticipada o soft operation por la que la escuadra española recibe un bonus de 250 millones de riyales (59,6 millones de euros). Este acuerdo, para el arranque antes de fin de año, no acarrea penalizaciones si finalmente se incumple el plazo mejorado. En todo caso, el primer AVE en Oriente Medio deberá iniciar su fase comercial, como muy tarde, el 15 de marzo de 2018.

Trenes de Talgo ruedan desde hace semanas en los 275 kilómetros del tramo norte de la línea, con un total de 450 kilómetros. Uno de ellos, monitorizado para realizar el chequeo de vía, señalización, equipos de seguridad, comunicaciones y probar el propio software del tren, circula ya a 240 kilómetros por hora y está previsto que alcance la cota de los 300 a lo largo de este mes. Una prueba de fuego superada que habría impulsado la mejora en el contrato de la línea Haramain.

Finalmente, el acuerdo aceptado el viernes por el consejo de Al Shoula legitima las compensaciones de 200 millones de riyales (47,7 millones de euros) por las reclamaciones de las constructoras por sobrecostes.

Frente abierto

Entre las empresas cunde la seguridad de que habrá que renegociar el marco tarifario porque se incumplirá el tráfico previsto

Queda pendiente la negociación de la segunda fase del proyecto: la operación y mantenimiento durante siete años, con opción a una prórroga de cinco. Entre el consorcio cunde la seguridad de que las estimaciones iniciales de la SRO, en las que se basó el cálculo de las tarifas, serán incumplidas. El estreno comercial se producirá sin la estación de Jeddah y con la construcción de la ciudad de negocios Kaec (King Abdullah Economic City) ralentizada por la caída del precio del petróleo. De este modo, los 450 kilómetros entre La Meca y Medina tendrán como única parada la que será por el momento una infrautilizada estación de Kaec.

Fuentes cercanas al proyecto estiman que el tráfico real de pasajeros podría estar en un 50% de lo estimado por causas ajenas a la adjudicataria, lo que hará imperioso la petición del reequilibrio económico financiero con mayor precio del previsto en los billetes, con plazo extra de concesión o un mix de ambas soluciones.

Normas
Entra en EL PAÍS