Energía
El mercado eléctrico europeo, bloqueado por Francia Ampliar foto

Francia desestabiliza los mercados eléctricos de sus vecinos europeos

La mitad de las importaciones francesas proceden de España y Alemania quiere limitar la interconexión

Madrid / Bruselas

Una de las causas que explican la fuerte subida de los precios eléctricos en España es la reducción de la capacidad disponible en Francia tras la revisión no programada de una veintena de centrales nucleares, que comenzó en octubre. De hecho, los repuntes de los precios del pool español comenzaron ese mes y se ha desaforado esta semana. El sistema francés, con una alta dependencia de la energía nuclear (un 75%), ha sido incapaz de atender los picos de demanda provocados por la ola de frío y ha drenado la producción de los países fronterizos con unos flujos que han disparado las alarmas.

 Con ocho nucleares aún paradas, el operador galo se ha visto obligado a tirar de plantas fuel (en España se desmantelaron hace años), que han encarecido sobremanera los precios por ser esta la tecnología más cara. Francia está comprando electricidad de forma masiva, especialmente, a España. Así, entre los días 9 y 20, importó 118 GW, más de la mitad del total de importaciones, y algunos días, como ayer, absorbió toda la capacidad de interconexión por los Pirineos (hasta 2.700 MW).

En España no falta quien critica que “los franceses, que frenaron durante años este cable, se estén valiendo de él para solventar sus problemas de suministro”. En enero, la demanda gala diaria ha subido en 5.000 MW y su producción nuclear se ha reducido en 3.000 MW respecto a enero de 2016. La mitad de este hueco lo ha cubierto con importaciones (por primera vez, está comprando electricidad a Gran Bretaña).

El tsunami francés se ha extendido por toda Europa en una semana negra que ha disparado los precios en otros países y ha puesto en jaque el suministro del centro del continente, incluida Alemania, el Benelux y Austria. Bélgica ha llegado a plantear la activación de sus reservas estratégicas, de 750 MW, que jamás se han utilizado. Y en Alemania, según algunas fuentes del sector, se ha sopesado restringir las exportaciones, aunque fuera invocando razones técnicas sobre la necesidad de evitar la congestión de las interconexiones. También Suiza habría frenado la compra por parte de Francia de energía a Italia.

El rumor de estas limitaciones ha circulado sobre todo en España, donde el Gobierno ha llegado a plantear la posibilidad (remota) de limitar la conexión con los Pirineos. Algo que solo se justificaría en el caso problemas reales de suministro, lo que no es el caso en un país con sobrecapacidad (en 2016 los ciclos combinados funcionaron al 12%).

En condiciones normales, la demanda invernal francesa es de unos 90.000 MW. Pero esta semana se ha disparado a 93.800 MW (el operador de la red belga preveía incluso hasta 102.000 MW), lo que ha obligado a EDF a importar grandes cantidades de electricidad. El gestor de la red gala, RTE, ha llegado a contemplar medidas extraordinarias, como el corte de suministro a grandes instalaciones industriales (para ahorrar hasta 1.500 MW) o la rebaja de tensión en un 5%.

En los momentos más críticos, a partir del 16 de enero, la demanda francesa llegó a poner en entredicho el suministro no sólo de Bélgica, sino también de Holanda, Luxemburgo, Austria y Alemania. La situación ha remitido desde el jueves, con una mejoría de la situación meteorológica, que ha rebajado el consumo galo hasta 94.000 MW.

Parón nuclear

El parón nuclear fue decidido por el regulador francés el pasado verano, tras detectar un problema en el acero de la vasija del reactor (EPR) de la vieja central de Flammanville que lo hacía demasiado frágil. Esta vasija la construyó Creusot, al igual que otros muchos reactores del parque galo (un total de 58 centrales), lo que obligó a EDF a hacer una revisión exhaustiva, fuera de las revisiones habituales o las recargas.

Gunvor, designado creador de mercado del ‘hub’

El Ministerio de Energía aprobó el viernes la resolución por la que se adjudica el servicio de creador voluntario de mercado a Gunvor Internacional en el mercado organizado de gas, Mibgas, según anunció el día anterior el ministro de Energía, Álvaro Nadal. Esta firma “será la encargada de garantizar la liquidez de las transacciones en este mercado”, según una nota de prensa del ministerio.

El creador de mercado es una figura que existe en la mayoría de los mercados organizados europeos, tanto de gas como financieros. Se trata de un operador que, previo pago, actúa vendiendo y comprando de manera continuada, asegurando que en todo momento hay capacidad de responder a las peticiones de los otros operadores. Así, “se evita que surjan situaciones en que el número de oferentes o demandantes en el mercado sea temporalmente insuficiente y que genere una elevación del precio muy brusca”. Gunvor actuará tanto en el producto diario como en el producto mensual para garantizar la presencia de ofertas competitivas en la plataforma del mercado continuo. Esta sociedad es un comercializador activo en diferentes mercados de gas, especialmente en los equivalentes a Mibgas.

Asimismo, el ministerio ha solicitado a la CNMC una propuesta de metodología para que los operadores dominantes de gas (Gas Natural y Endesa) también actúen como creadores de mercado, en este caso, obligatorios. Con ello, el ministerio considera que Mibgas tendrá una liquidez añadida, lo que permitirá, en su opinión, que bajen los precios del gas, que son los que marcan precio en el pool. El ministerio ha anunciado estas medidas en plena crisis de los precios de la luz, pero no tendrán ningún efecto inmediato.

Por otro lado, el Comité de Seguridad Nacional, órgano asesor del Gobierno en materia de seguridad, ha acordado la creación de un Comité de Seguridad Energética, según dijo el viernes el ministro portavoz Méndez de Vigo, que no informó sobre su composición.

Normas
Entra en EL PAÍS