Este colectivo de trabajadores presenta un menor absentismo laboral
Discapacidad
Los empleados con discapacidad presentan un menor nivel de absentismo laboral, según un estudio de la Fundación Adecco.

Las personas con discapacidad no se escaquean

Mientras que el nivel general de absentismo se sitúa en el 10,4%, en el caso de los empleados con discapacidad desciende hasta el 6,3%, según una encuesta de la Fundación Adecco.

Una de las decisiones claves en una empresa es la contratación del personal y más en el caso de las pymes. Al ser las plantillas pequeñas es esencial que los trabajadores se adecuen lo mejor posible al perfil buscado y al cumplimiento de sus tareas. Es en este punto donde algunas pymes se plantean si ofrecer trabajo a una persona con discapacidad es una apuesta arriesgada o por el contrario beneficiosa.

Una reciente encuesta de la Fundación Adecco acaba con el mito generalizado de que este tipo de trabajador tiene más bajas laborales. De la encuesta, elaborada sobre una muestra de 297 empresas colaboradoras, se desprende una conclusión clara: la discapacidad no es un factor que intensifique el absentismo laboral.

Muy por el contrario, la incidencia de este factor es inferior a la media en todos los supuestos, ya que un 79% de las empresas no registra más ausencias entre sus trabajadores con discapacidad. De hecho, si hablamos de incidencia alta de absentismo, el porcentaje general se sitúa en el 10,4%, cifra que desciende hasta el 6,3% entre aquellos que tienen discapacidad.

La máxima incidencia de absentismo se encuentra en las bajas por contingencias comunes, aunque estas se presentan de forma menos intensa entre los trabajadores con discapacidad (un 29% frente al 43% general).

A este tipo de ausencias le siguen las relacionadas con problemas leves de salud, aquellos que no justifican una baja médica. Nuevamente la incidencia es menor en el caso de personas con discapacidad (un 19% frente al 23% general).

Las ausencias entre este colectivo sólo son superiores cuando se refieren, precisamente, a tratamientos vinculados a la discapacidad. Aun así, el porcentaje medio de alta incidencia no es elevado, situándose en un 14%.

Otra conclusión es que la incidencia por efecto lunes y efecto puente es muy inferior entre el personal con discapacidad. A nivel general registra un porcentaje del 22% y en el caso que nos ocupa desciende hasta el 10% y el 5%, respectivamente.

El menor absentismo entre los trabajadores con discapacidad puede explicarse, según esta fundación, a los valores intrínsecos que albergan: esfuerzo, afán de superación, capacidad de sacrificio, motivación, etc.

Y es que hay que tener en cuenta que la tasa de actividad de las personas con discapacidad es aún muy baja (36,6%) debido en parte a barreras sociales y culturales que frenan su acceso al empleo, por ejemplo, "miedos personales, prejuicios empresariales o sistemas de pensiones que, si bien garantizan unos ingresos mínimos, en algunos casos promueven la inactividad y suponen una barrera para buscar trabajo", indican desde Adecco.

De modo que quien trabaja lo hace porque realmente quiere hacerlo y no necesariamente por obligación.

Quizás la mayor seriedad en la asistencia al trabajo sea una de las razones de que en el último año haya aumentado un 19% la contratación de profesionales con discapacidad, según concluye un estudio publicado hace unos meses por la Fundación Randstad.

El dato es especialmente positivo si tenemos en cuenta que en 2012 descendió este tipo de contrataciones un 3,4% y en 2013 la caída fue superior al 35%.

No obstante, aún queda camino por recorrer en cuanto a la modalidad de contratación, ya que la incorporación de estas personas al mercado laboral continúa realizándose mayoritariamente a través de contratos de duración determinada. En efecto, ocho de cada diez contratos de personas con discapacidad registrados en el primer trimestre de 2015 han sido temporales.

Y eso a pesar de los beneficios fiscales que las empresas obtienen al incorporar personas con discapacidad y que hacen que una contratación de estas características resulte muy rentable para las compañías.

Normas
Entra en EL PAÍS