El ministro de Justicia de Colombia apuesta por el arbitraje como factor de competitividad

El embajador de España en Colombia reconoce el esfuerzo de las instituciones españolas para situar a Madrid entre las principales sedes arbitrales del mundo

Acto organizado para presentar el Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM) en Colombia
Acto organizado para presentar el Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM) en Colombia

“El arbitraje es un factor de competitividad para las empresas colombianas”. Así lo ha asegurado este martes el ministro de Justicia y Derecho de Colombia, Wilson Rodríguez, durante un acto organizado por la Cámara de Comercio de España y la Cámara Oficial de Comercio de España en Colombia, en colaboración con la Oficina Comercial de la Embajada de España en Colombia, para presentar el Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM) en el país latinoamericano.

Rodríguez ha explicado que “por más que se reforme la Justicia y se avance en materia de digitalización, los pleitos comerciales suelen demorarse bastante en el tiempo” cuando cursan por vía judicial. Una circunstancia que contrasta con la celeridad del sistema arbitral que, en su opinión, es una alternativa idónea para aquellas compañías que se encuentran inmersas “en una carrera por hacer mejores negocios”.

Asimismo, el titular de Justicia colombiano ha añadido que arbitraje “genera seguridad y confianza entre los inversionistas locales y extranjeros”, lo que lo convierte a este mecanismo en “una de las piedras angulares del desarrollo económico”.

En el acto (celebrado en la sede de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España) el Embajador de España en Colombia, Joaquín de Arístegui, ha remarcado el importante papel que está llamado a desempeñar el CIAM como referente en América Latina. “España ha realizado un importante esfuerzo por conseguir una cohesión cada vez mayor de sus instituciones arbitrales y permitirnos trabajar con un instrumento que opera desde nuestra propia cultura jurídica”, ha afirmado.

En esta misma línea se ha expresado José Antonio Caínzos, presidente del CIAM, quien ha recordado que “por primera vez en España se produce la unión de sus principales cortes arbitrales (entre las que se encuentra la Corte Española de Arbitraje, adscrita a la Cámara de Comercio de España) para fundar una institución que compite con otras sedes internacionales de primer nivel”.

El acto ha contado, además, con la intervención de un nutrido panel de expertos juristas moderado por el secretario general de la Corte Española de Arbitraje (CEA) y miembro del Pleno del CIAM, Adolfo Díaz-Ambrona. “Tenemos claro que el arbitraje es el instrumento óptimo para resolver disputas comerciales, pero es necesario que los potenciales usuarios confíen en él. Precisamente eso es lo que pretende el CIAM al dotarse de los mejores estándares de calidad, independencia y transparencia”, ha aseverado.

El consultor internacional Martín Gustavo Ibarra se ha mostrado convencido de que el CIAM ha recibido la herencia y tradición de sus cortes fundadoras (la Corte Española de Arbitraje, la Corte de Arbitraje de Madrid y la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje). Un pronóstico compartido por Alberto Acevedo, socio de Garrigues en Colombia, tras observar que “los abogados y clientes ya están dando una buena acogida a una institución que era necesaria dentro del entorno hispanoparlante”. Para Héctor Hernández, socio del despacho PPU, la clave del futuro éxito del CIAM es sencilla. “Los latinoamericanos hablamos español, tenemos una cultura similar a la española y, en definitiva, nos podemos entender mejor a través de él que acudiendo a otros órganos arbitrales”, ha concluido.

Normas
Entra en El País para participar