Mr. Wonderful lleva a los tribunales a Ale-hop por copiar su estilo

La titular del Juzgado de lo Mercantil número 5 de Valencia decidirá si hay competencia desleal

Mr. Wonderful lleva a los tribunales a Ale-hop por copiar su estilo

Mensajes que conectan a las personas con frases de felicidad y optimismo en una taza o un bolígrafo. Una forma de entender la vida, más allá de los productos. Este es el inconfundible estilo de la empresa internacional de regalos Mr. Wonderful. Una manera de hacer que ha inspirado a otras compañías. Hasta el punto que la empresa ha decido tomar cartas en el asunto y defenderse en tribunales.

Los pasados días 29 de octubre y 5 de noviembre se celebró ante el Juzgado Mercantil número 5 de Valencia el juicio que enfrenta a Mr. Wonderful y ALE-HOP, y en el que la primera demanda a la segunda por copiar sistemáticamente sus originales y reconocidos diseños junto con los característicos mensajes emocionales y ocurrentes que los acompañan.

En este sentido, Mr. Wonderful considera que la conducta de ALE-HOP constituye un acto de competencia desleal al realizar actos de imitación y confusión en el mercado, aprovechándose así en beneficio propio de la reputación y reconocimiento que ha obtenido entre los consumidores en los últimos diez años, gracias a su esfuerzo creativo, empresarial y económico.

Dado que las demandas por vulneración de propiedad intelectual son complejas, la vía de la competencia desleal está abierta, precisamente, para aquellas ocasiones en las que se utiliza el renombre y el esfuerzo económico ajeno para conseguir vender. El artículo 11 de la ley que regula la competencia desleal parte de que la imitación es libre, salvo que "resulte idónea para generar la asociación por parte de los consumidores respecto a la prestación o comporte un aprovechamiento indebido de la reputación o el esfuerzo ajeno".

Original y singular

En el procedimiento judicial, en el que ha quedado acreditada tanto la existencia de un estilo gráfico característico de Mr. Wonderful y reconocido por los consumidores, así como la existencia de confusión entre los diseños de Mr. Wonderful y los que, a su vez, viene comercializando ALE-HOP, se ha discutido sobre si el diseño de Mr. Wonderful es original y goza de singularidad, y por lo tanto, merece ser protegido vía competencia desleal. Es decir, si al imitar el estilo se ha vulnerado la ley que vela por la rivalidad leal entre compañías.

Ahora, tras la celebración del juicio, en el que han participado numerosos peritos y expertos en diseño y estudios de mercado, el procedimiento está visto para sentencia y a la espera de que se dicte sentencia por el juzgado de lo mercantil de Valencia.

Para Adriana Medir, directora legal de Mr. Wonderful,“la resolución final de este caso sentará un precedente en cuanto a la protección de la originalidad y diseño de Mr. Wonderful, pero también de otras muchas compañías, que ven como su esfuerzo creativo e intelectual es copiado de forma sistemática por terceras compañías en beneficio propio”. La abogada añade que “a través de la competencia desleal se podrá poner fin a dichas conductas, hasta ahora impunes al no gozar de la debida protección a través de las normativas de marcas, diseños o propiedad intelectual”.

Normas
Entra en El País para participar