J.A. Martínez Sanchiz: "Es necesario que el notario pueda actuar por videoconferencia"

 “La pandemia ha evidenciado la falta de un marco legal para realizar trámites ante notario por vía telemática”

El presidente del CGN,José Ángel Martínez Sanchiz, en una foto de archivo.
El presidente del CGN,José Ángel Martínez Sanchiz, en una foto de archivo.

El pasado 28 de noviembre, José Ángel Martínez Sanchiz fue reelegido presidente del Consejo General del Notariado (CGN) por un periodo de cuatro años. A Sanchiz, que lleva en el cargo desde 2016, le ha tocado comandar la institución en un momento muy delicado en el que los fedatarios públicos han tenido que atender consultas manera presencial, con el riesgo de contagio que ello supone, y, además, hacer frente a una importante bajada de ingresos como consecuencia del parón económico.

¿Cómo ha cambiado la pandemia el trabajo de los notarios?

La verdad es que durante el confinamiento, que fue la fase más difícil, se nos declaró servicio esencial y tuvimos que ceñir nuestro trabajo a una serie de actuaciones urgentes muy concretas que atañían, fundamentalmente, a la circulación del crédito, a la financiación y a necesidades de carácter personal (como los testamentos o las donaciones). Con la desescalada, la actuación notarial, progresivamente, se ha ido expandiendo a todos los ámbitos en los que habitualmente se produce. Aunque todavía, obviamente, no se ha normalizado del todo.

En relación a los testamentos, ¿han notado un aumento de personas mayores que quieren desheredar a sus hijos tras el confinamiento?

Es difícil contestar a esa pregunta. Hablamos de documentos que permanecen en protocolos notariales y su contenido no es visible hasta que se produce el fallecimiento de la persona. Efectivamente, puede que se haya producido como consecuencia de la pandemia una mayor desatención y un incremento de las desheredaciones, pero nosotros no tenemos estadísticas que lo atestigüen.

¿Opina que se debería dar más libertad a las personas para elegir cómo repartir su herencia?

En este punto hay opiniones muy diversas. Hay notarios que abogan por ampliar la libertad testamentaria y otros, en cambio, prefieren dejar el sistema de legítimas tal y como está. La cuestión es, sin duda, extremadamente compleja. En todo caso, yo sí vería conveniente que se introdujera algún tipo de flexibilización para proteger más a los cónyuges viudos, porque es cierto que muchas parejas de ancianos nos piden dejarse mutuamente todos los bienes en herencia y, ahora mismo, eso no es posible si hay hijos de por medio.

En estos últimos meses, ¿han podido atender adecuadamente a aquellos que, por razones de salud o edad, no han tenido la oportunidad de acudir a una notaría?

Ciertamente, hemos tenido muchas dificultades para asistir a personas de riesgo o que están confinadas. Desde un principio se estableció que para realizar asistencias a domicilio tenía que haber suficientes medidas de protección y seguridad (guantes, mascarillas, etc.) a fin de evitar convertirnos en agentes transmisores. Pero, como todos sabemos, ha habido momentos en los que esos materiales no han estado disponibles. En ese sentido, la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de favorecer sistemas que, sin disminuir las garantías y la seguridad jurídica, nos permitan actuar por videoconferencia de manera ágil y segura.

Ustedes plantearon en junio una reforma que haga posible realizar algunos trámites notariales de forma telemática. ¿Han obtenido alguna respuesta por parte del Gobierno?

La propuesta está formulada, pero la pandemia ha convertido muchos asuntos, de campos muy diversos, en urgentes y hay que entender que corresponde al Gobierno establecer prioridades. Nosotros confiamos en que la reforma se pueda llevar a cabo en un futuro no muy lejano, una vez que se hayan analizado convenientemente todas sus implicaciones, porque realmente va a operar en favor de la sociedad y la economía.

¿Piensa que la crisis sanitaria ha reforzado el papel de los notarios como servidores públicos?

Los notarios siempre hemos estado al servicio de la sociedad, lo que ocurre es que ahora la gente es más consciente de ello. Es decir, de pronto los ciudadanos han podido comprobar que las notarías han permanecido abiertas en los peores momentos de la crisis sanitaria y que los profesionales que trabajan en ellas les han recibido incluso sin mascarillas. Esas vivencias han convertido nuestra labor, como servidores públicos, en algo mucho más perceptible.

A diferencia de otros funcionarios, el sueldo de los notarios sale de su propio bolsillo. ¿Están notando ya la recesión?

Nosotros estamos muy vinculados a la actividad económica y lógicamente las crisis repercuten en nuestras cuentas rápidamente. De hecho, en la anterior crisis hipotecaria hubo notarías que tuvieron dificultades para llegar a final de mes y asumir las nóminas de sus trabajadores. No es descartable que pueda producirse un escenario similar, teniendo en cuenta que, a pesar de lo que algunos piensan, no vivimos de las rentas ni tenemos una varita mágica para multiplicar los panes y los peces.

A veces, los notarios son percibidos como profesionales que cobran altas sumas de dinero por simples formalidades. ¿Sigue pesando mucho este tópico en su día a día?

Está ese tópico y también el tópico de que no damos palo al agua, cuando en verdad en las notarías se trabaja muchísimo y además se prestan numerosos servicios de asesoramiento totalmente gratuitos. De todas formas, creo que los usuarios tienen en general una buena opinión de lo que hacemos y que los prejuicios sobre el sector poco a poco están desapareciendo. Entre otras cosas, gracias a medidas como el acta de información precontractual que introdujo el año pasado la ley de contratos de crédito inmobiliario.

Básicamente, esta norma les obliga a informar a los usuarios antes de que firmen una hipoteca. ¿Cree que ayudará a evitar abusos como las cláusulas suelo?

Desde luego. Esta ley fue impulsada por el notariado y pretende el cliente sepa lo que está contratando. Que luego no haya sorpresas. La sensación entre mis compañeros es que ese objetivo se está cumpliendo y que las personas que acuden a la notaría para formalizar un crédito salen bastante satisfechas.

Normas
Entra en El País para participar