Telecos

Másmóvil vende a Gigas su negocio de empresas en Portugal

Gigas compra el operador Oni por 40 millones para desembarcar en la industria de las telecomunicaciones. Mientras, la operadora planea fuertes inversiones en el país vecino para replicar su estrategia en España

Diego Cabezudo y Meinrad Spenger, consejeros delegados de Gigas y de MásMóvil.
Diego Cabezudo y Meinrad Spenger, consejeros delegados de Gigas y de MásMóvil.

MásMóvil ha decidido abandonar el negocio de telecos dirigido a empresas en Portugal y lo hace vendiendo este activo a Gigas, quien se prepara ya para desembarcar con fuerza en la industria de las telecomunicaciones. Esta empresa española especializada en servicios de cloud computing ha cerrado la compra de Oni, el operador de telecomunicaciones en el segmento empresarial en Portugal del Grupo Cabonitel, participado desde el pasado año en un 49,9% por MásMóvil y en un 50,1% por la sociedad de capital riesgo GAEA Inversión. Dicho grupo también es propietario del operador orientado al mercado residencial Nowo.

La transacción se ha producido en dos operaciones consecutivas. Gigas ha cerrado la operación de compra de Oni con GAEA, quien previamente ha sellado con MásMóvil una reorganización accionarial y societaria en Cabonitel, por la que GAEA se queda con el 100% de Oni y la teleco se queda con el 100% de Nowo, para focalizarse exclusivamente en el negocio residencial en Portugal, país donde pronto participará en la subasta de espectro 5G y donde está llevando a cabo fuertes inversiones en el despliegue en redes de fibra.

La venta a Gigas se ha cerrado por 40 millones de euros, 6,1 veces ebitda, de los que el 38% será abonado en efectivo, gracias a dos ampliaciones de capital que se han sometido a la aprobación de la Junta General Extraordinaria de Accionistas convocada por Gigas para el 17 de noviembre, y el resto en acciones de nueva emisión de Gigas. Esta también asume el actual endeudamiento de Oni cifrado en unos 3 millones de euros.

Las nuevas acciones de Gigas que forman parte del pago serán emitidas en una junta general extraordinaria de accionistas que se convocará una vez cerrada la transacción, a un precio de 6,25 euros, igual al precio de las ampliaciones dinerarias. La transacción incluirá alrededor de 4 millones de acciones de Gigas de nueva emisión y GAEA se convertirá en el primer accionista de Gigas, con algo más de un tercio del total de acciones emitidas.

La compra de Oni, que se hace sin recurrir a endeudamiento y que está sujeta a la autorización por parte de Competencia en Portugal, está prevista que se complete a principios de 2021. No obstante, las partes han acordado un periodo de locked box anterior a la adquisición, en el que Gigas será ya el beneficiario de los derechos económicos de Oni, que cuenta con unos 1.100 clientes, 100 operadores a los que presta servicios mayoristas de voz y datos y, el resto, medianas y sobre todo grandes empresas a los que da servicios de voz, seguridad, móvil y datacenter.

Gigas negocia también la compra de una cartera de clientes empresariales en España y fuentes del sector aseguran que es la de MásMóvil

“Para este año estimamos que Oni cerrará con unos ingresos de 37,3 millones y 7 millones de ebitda, así que con esta adquisición y la que hicimos en septiembre del operador irlandés Ignitar, que esperamos alcance 2 millones de ingresos y 700.000 euros de ebitda, alcanzaremos unos ingresos totales proforma este año de unos 50 millones y un ebitda consolidado proforma ajustado de 10,2 millones”, dice Diego Cabezudo, CEO de Gigas, que destaca que la compra de Oni “cambia completamente Gigas. Es una compra transformacional: por volumen, pues multiplica por cuatro nuestro tamaño en ingresos y en más de tres a nivel de ebitda, y por estrategia, pues cada vez hay una convergencia más clara entre cloud y telecos, y esto nos permite ser un jugador relevante en el segmento de servicios convergentes innovadores”.

Una vez completada la operación y las ampliaciones de capital, Gigas mantendrá una posición de tesorería en el entorno de los 7 millones y una deuda financiera neta de unos 5 millones o 0,5 veces el ebitda.

Gigas ya advirtió en un hecho relevante el 16 de octubre que estaba en negociaciones avanzadas para adquirir dos activos en el sector de las telecos y, tras cerrar la compra de Oni, en otro hecho relevante desveló anoche que la otra operación, “la adquisición de una cartera de clientes de servicios de telecomunicaciones empresariales en España”, sigue su proceso de due diligence. Según explica Cabezudo a Cincodías, esta operación, que prevén poderla cerrar antes de que acabe este año, les aportaría unos 10 millones de ingresos.

Aunque ni Gigas ni MásMóvil han querido aclarar si se trata de la cartera de clientes empresariales de esta última, fuentes del sector confirman que sí. “Este segmento no es el foco de MásMóvil y es una distracción para ella; los clientes empresariales le han venido dados de operaciones del pasado, pero su intención no ha sido nunca la de ir al negocio empresarial. Su foco lo tienen en los clientes residenciales a los que ofrecen ADSL, fibra y móvil, y parece que su objetivo es replicar en Portugal, un mercado estratégico para ellos, lo que han hecho en España siendo muy agresivos en la parte residencial”, añaden las mismas fuentes.

Con la compra de Oni, Giga inicia una nueva etapa para convertirse en un operador relevante en el mercado de servicios convergentes de telecomunicaciones, cloud y seguridad para empresas en la Península Ibérica. “La operación nos permite fortalecer nuestra oferta de productos para ser un proveedor integral a empresas y añade un equipo humano y unas capacidades de telecomunicaciones en Portugal que conformarán la base operativa para el lanzamiento de servicios de telecomunicaciones OTT (usando redes de terceros) en otros países”, dice Cabezudo.

Una transacción con movimiento accionarial

La venta de Oni a Gigas se produce en un momento clave para MásMóvil, tras el éxito de la opa lanzada sobre la teleco por Lorca Bidco, el vehículo de inversión constituido por kKR, Providence y Cinven, que ha alcanzado una participación del 99,32% del su capital. La CNMV suspendió el pasado día 3 la cotización de las acciones de MásMóvil.

Tras la compra de Oni también habrá cambios en el accionariado de Gigas, pues Gaea, gestionada por Inveready (bonista de Gigas y ex accionista de Gigas), controlará un tercio de la compañía y tendrá en esta su participada de referencia en el sector de las telecomunicaciones. “Gaea va a reinvertir la mayoría del precio de la venta en Gigas, lo que refleja su alineamiento con esta nueva etapa en la trayectoria de Oni como parte del Grupo Gigas”, dice Cabezudo.

Oni dispone de redes metropolitanas y de acceso, mediante infraestructuras de fibra propias y alquiladas, y disfrutará, tras la citada reorganización, de un contrato a largo plazo de uso irrevocable de la red troncal del grupo Cabonitel. El operador, con 165 empleados (Gigas tiene 100) y dos datacenters en Lisboa y Oporto que se sumarán a los de Gigas, dispone además de un anillo de fibra que conecta Madrid con Lisboa y Oporto y que favorecerá la integración de servicios y operaciones con Gigas en la Península Ibérica.

Normas
Entra en El País para participar