Estado de alarma perimetral

Sánchez: "no podíamos quedarnos con los brazos cruzados" ante la "grave" evolución del virus en Madrid

El presidente del Gobierno mantiene, no obstante, su mano tendida a la presidenta madrileña, para posibles medidas que se tengan que seguir tomando

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en rueda de prensa ofrecida junto al primer ministro portugués, António Costa, tras la XXXI Cumbre Ibérica.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en rueda de prensa ofrecida junto al primer ministro portugués, António Costa, tras la XXXI Cumbre Ibérica.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido hoy la declaración del estado de alarma en algunos municipios de la Comunidad de Madrid, porque su Ejecutivo "no podía quedarse de brazos cruzados" ante la "elevada y procupante" incidencia de la pandemia en algunas zonas de la región. Si bien, dicho esto, ha añadido que desde el Gobierno central siguen "tendiendo la mano al gobierno de la Comunidad de Madrid para trabajar conjuntamente".

De hecho, Sánchez que se ha reunido hoy con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, en la XXXI Cumbre Hispano-Lusa, ha recordado que, tal y como ya le ha dicho a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el Ejecutivo "está siempre abierto a hablar, negociar y dialogar" con esta región "para las medidas que se puedan poner en marcha las próximas semanas".

Si bien en este punto insistió en que el Gobierno central no pretende "ni imponer, ni tutelar, ni juzgar, sino cooperar", aunque ha reiterado que si no se toman las medidas que desde el punto de vista técnico científico se consideren adecuadas para doblegar la curva "el Ejecutivo de España no puede mirar hacia otro lado, ni lo ha hecho, ni lo va a hacer" y esto, ha añadido, afecta a todos los ciudadanos del país "vivan donde vivan".

Con el estado de alarma perimetral en algunos de los principales municipios madrileños durante los próximos quince días, Sánchez confía "si no en doblegar la curva, al menos sí controlarla", con lo que no sería necesario pedir una prórroga de esta situación en el Congreso de los Diputados, algo que exige la ley una ve transcurridas dos semanas desde su declaración.

Sánchez ha reiterado en un par de ocasiones su petición --en clara referencia al Partido Popular aunque sin citarle-- a "desterrar la lucha partidista" en el combate contra la pandemia y ha reclamado a todos los partidos y Gobiernos que, como ha hecho el Ejecutivo central, "antepongan la salud pública y salvar vidas" a cualquier otra cuestión y que "se pongan en la piel de los enfermos, los sanitarios y los familiares de las víctimas" del virus.

Sánchez ha restado importancia a la decisión de declarar un estado de alarma perimetral asegurando que el Gobierno se ha limitado a hacer lo mismo que había hecho a mediados de semana "pero con un instrumento jurídico distinto". Y en este punto, ha mostrado su extrañeza en que la Comunidad de Madrid no invocara ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la ley de sanidad del año 1986, algo que sí hizo en otras seis ocasiones.

Sánchez y Costa descartaron, no obstante, un próximo cierre de fronteras entre España y Portugal o con otros países europeos. "Sí, queremos --ha dicho Sánchez-- dar una respuesta común y ser más claros al dar respuestas homogéneas", refiriéndose como ejemplo a la recomendación de duración de las cuarentenas en toda Europa. "Pero no contemplamos en absoluto el cierre de fronteras y cualquier toma de decisiones será desde el punto de vista compartido con el Gobierno portugués y el resto de países europeos", ha concluido el presidente del Ejecutivo.

 

Normas
Entra en El País para participar