¿Espiar conversaciones mirando a la bombilla de otra casa? Sí, es posible

¿Espiar conversaciones mirando a la bombilla de otra casa? Sí, es posible

Crean un sistema que permite 'escuchar' audio a través de ellas.

No se sabe si será por trabajo o entretenimiento, pero sin duda hay que tener mucho ingenio para imaginar que es posible adivinar qué se está hablando en una habitación simplemente mirando a una bombilla que está encendida. Pero lo han conseguido y, desde luego, como método de espionaje no tiene precio... salvo que a alguien le dé por correr las cortinas.

Y es que acaban de descubrir que, analizando las vibraciones que se producen por la actuación de las ondas de sonido en una bombilla es posible escuchar a distancia una conversación, o una canción, sin problemas. Tal y como si la tuviéramos delante, lo que supone un hito para esas agencias de seguridad que tanto afán ponen por conocer lo que dicen de los demás.

Mira a la luz y escucha

Este sistema que acaban de desarrollar se llama Lamphone y es tal cual la palabra que se han inventado, una mezcla de bombilla y teléfono porque es posible analizar qué se está diciendo en una casa con bastantes metros de distancia, hasta 25. Y su fundamento es bien sencillo porque lo que hace este sistema es analizar las vibraciones que se generan en la bombilla por el impacto de las ondas de sonido, y que afectan a la luz que emite, de tal forma que es posible reconstruir la fuente que las provoca.

Para poner en marcha este Lamphone es necesario un sensor electro óptico que permite escrutar el más mínimo detalle de cada cambio en la luz que se produce en la bombilla. Posteriormente, esa señal que captan los sensores se debe canalizar a través de un aparato de vigilancia a distancia como podría ser un telescopio.

Una vez que conseguimos captar esa señal analógica que se genera de forma natural en la bombilla, solo hay que transformarla en otra digital gracias a un DAC, para convertirla de nuevo en un sonido que podemos escuchar. Wired, que es el medio que ha publicado esta investigación, muestra dos ejemplos de cómo es posible reconstruir lo que se está escuchando en una habitación a bastantes metros de distancia. Y los resultados son sorprendentes porque tanto las palabras del Presidente Trump, como una canción de Coldplay, son plenamente identificables cuando pasan por el proceso de Lamphone.

Eso sí, a pesar de enorme sofisticación que destila la idea de este sistema de espionaje, todo se puede venir abajo si esa persona a la que están espiando, decide correr las cortinas o bajar las persianas. Ahí se terminaría todo...

Normas
Entra en El País para participar