_
_
_
_
_

Si tu iPhone necesita reparación, corre antes de que se acaben los dispositivos de recambio

Los de Cupertino están agotando existencias.

iPhone roto
Unsplash

Como todos sabéis, la crisis del Covid-19 ha provocado que algunas empresas que dependen de los productos y componentes que se fabrican en China estén teniendo algunos problemas de suministro, que son menos graves de lo esperado, pero que aun así tendrán un impacto en lo que ocurra dentro de las próximas semanas.

Y en esa fase inicial se encuentra Apple, que acaba de avisar a sus tiendas en las que ofrece soporte técnico oficial que todos aquellos iPhone muy dañados contarán con un número limitado de dispositivos de recambio, por lo que ciertos usuarios podrían encontrarse con tiempos de espera superiores a los habituales.

Y es que Apple es una de las empresas que han padecido de primera mano el azote del Covid-19, no solo por los problemas de fabricación, sino también porque su red de tiendas oficiales (42) han tenido que cerrar en las últimas semanas. Eso sí, desde hace escasas horas la mayoría de ellas han vuelto a abrir sus puertas.

Dispositivos de reemplazo, temporales

En la información que desvela Bloomberg, afirma que Apple está buscando alternativas para paliar esta escasez y, en un carta remitida a todas las tiendas de la compañía, se les señala de qué manera pueden resolver esa carestía de dispositivos de recambio. Y la alternativa no es otra que ofertar teléfonos de sustitución, a imagen y semejanza de los talleres de coches cuando dejamos el nuestro a reparar.

Apple Store en el lanzamiento de los iPhone 11.
Apple Store en el lanzamiento de los iPhone 11.

La idea es ofrecer como alternativa, mientras llegan los iPhone de reemplazo, otros modelos que tengan en la propia tienda al tiempo que ayudan al cliente a restaurar todos los datos para llevarse un terminal operativo desde la propia tienda. La solución, como emergencia ante una situación excepcional, no suena descabellada aunque luego hay que ver cómo se implementa.

Apple ha sido, desde siempre, una empresa que no ha discutido demasiado a la hora de sustituir un teléfono estropeado (hasta que empezó a hacerlo), sobre todo si la reparación afectaba a componentes que no podían arreglarse de forma separada. Salvo la pantalla y las cámaras, cualquier otro daño conlleva la sustitución inmediata del terminal, con un coste que dependerá de la garantía que tengamos en ese momento vigente.

Es evidente que la crisis del Covid-19 está golpeando fuerte a las empresas tecnológicas que, en su mayor parte, tienen derivada toda la producción en China. Una experiencia que, suponemos, servirá para que en un futuro los planes de contingencia cuenten con alternativas para equilibrar la producción en otros lugares del mundo sin que el sistema termine por detenerse.

Más información

Archivado En

_
_