Los despachos, ante el desafío de la inteligencia artificial

Los expertos aconsejan introducir, poco a poco, cambios tecnológicos sin perder de vista las necesidades del cliente

De derecha a izquierda, Cristina Retana, Nuria Marcos, José Muelas y Laura Fauqueur.
De derecha a izquierda, Cristina Retana, Nuria Marcos, José Muelas y Laura Fauqueur.

La transformación tecnológica inquieta y atrae a los profesionales del derecho a partes iguales. Tanto que, en los últimos años, se ha convertido en el tema estrella de los foros y congresos jurídicos de todo el país. Todo el mundo quiere saber qué herramienta marcará la diferencia en el futuro, qué impacto tendrá la inteligencia artificial en el segmento legal y si realmente se cumplirán las profecías de los gurús que auguran una auténtica 'escabechina' en el sector.

El volumen de ruido es tal, que a veces resulta difícil distinguir entre especulación y realidad, ciencia y ficción. ¿En qué punto estamos realmente? Ha sido precisamente una de las principales cuestiones que ha centrado la mesa redonda sobre legaltech, celebrada este pasado jueves 13 de febrero en la Fundación Pons, tras la entrega de premios "Eventos Jurídicos". Los galardonados componen una buena representación del ecosistema jurídico español, desde abogados independientes hasta directivos de empresas tecnológicas y de servicios para profesionales.

Lo primero que llama la atención es que todos están de acuerdo en el diagnóstico: se habla mucho de inteligencia artificial y legaltech, pero hay un gran desconocimiento sobre las herramientas actualmente disponibles. Como desvela Cristina Retana, directora de contenidos e innovación de Wolters Kluwer, según una encuesta realizada a los participantes del último Legal Management Forum, la herramienta digital más valorada por los abogados sigue siendo actualmente el correo electrónico.

Nuria Marcos, directora de Pons IP, especialista en propiedad intelectual, cree que esta paradoja tiene mucho que ver con la propia dinámica de las empresas legales. Asegura que, a los juristas, en general, les cuesta introducir modificaciones en su cultura organizativa y corporativa. "Muchos siguen intentando hacer planes a largo plazo cuando el contexto ya no nos permite ni tan siquiera saber qué va a pasar dentro de unos meses o unos días", afirma.

José Muelas, exdecano del Colegio de Abogados de Cartagena, está convencido de que los profesionales del derecho se intentan aferrar a un modelo que fue muy válido en el pasado, pero que ha dejado de funcionar actualmente. En ese sentido, alerta sobre la posibilidad de que otros aprovechen la situación para para tomar la delantera: "A mí personalmente no me preocupa la inteligencia artificial, sino quién va a manejarla y bajo qué intereses".

El abogado carga las tintas contra la Administración a la que acusa de poner palos en las ruedas, consciente o inconscientemente, con iniciativas como Lexnet (una plataforma diseñada para agilizar los trámites ante los tribunales, pero que ha demostrado sufrir importantes deficiencias desde su implantación). Para Muelas es necesario que los poderes públicos tomen conciencia del importante papel que juegan los abogados en la sociedad de la información y aseguren un buen servicio al consumidor con leyes que eviten, por ejemplo, "la estafa de los divorcios a 100 euros".

Nuria Marcos, sin embargo, no cree que las instituciones lo estén haciendo tan mal últimamente. Tomando como referencia su experiencia personal en el mundo de la propiedad intelectual, destaca que hay administraciones que llevan años gastando "cantidades ingentes de dinero" en modernizarse y asegura que ese trabajo "está dando resultado". Cristina Retana, por su parte, aboga por conocer y entender muy bien la tecnología antes de llevar a cabo cualquier reforma.

Más allá de la necesidad o no de una normativa legaltech, los expertos coinciden en que ha llegado el momento de dar el salto y apostar definitivamente por un futuro más abierto a la sociedad y a los cambios que en ella se producen. Pero: ¿por dónde se debe empezar? Laura Fauqueur aconseja a los profesionales "fijarse muy bien en los clientes antes de tomar cualquier decisión". La coordinadora de Legal Hacker Madrid anima a los juristas a reconectar con la gente de a pie, y comprobar de primera mano "qué necesidades están por cubrir".

Cristina Retana añade que es importante que los abogados dejen atrás el miedo a ser sustituidos por la tecnología y empiecen a verla como una aliada en su día a día. Por ejemplo, para enriquecer y contextualizar la argumentación jurídica de una demanda u orientar mejor el caso con los datos que proporcionan aplicaciones como la Jurimetría. La clave, concluye Retana, no está en hacer grandes inversiones, sino en ir dando pequeños pasos para liderar el cambio.

Premios 'Eventos Jurídicos' 2019

La plataforma online 'Eventos Jurídicos' celebró el pasado jueves 13 de febrero la VI edición de sus premios a las iniciativas más interesantes e innovadoras del sector legal en nuestro país. Este año, el premio al mejor evento 2019 ha sido para el Primer Congreso de la Abogacía Independiente, impulsado entre otros por el abogado José Muelas. Legal Hackers Madrid (representado por Laura Fauqueur) se ha llevado el galardón a la mejor organización. Por su parte, el Legal Management Forum, organizado por Wolters Kluwer e Inkietos, ha recibido el premio "por sus 3 años consecutivos como el mejor evento jurídico, la calidad de sus ponencias y su organización".

Normas
Entra en El País para participar