Aprovechan un error de Google Maps para crear atascos simulados

Aprovechan un error de Google Maps para crear atascos simulados

¿Se puede engañar a la app de mapas?

Google Maps es, seguramente, la app que más utilizamos cuando nos montamos en el coche y queremos saber en tiempo real cómo está el tráfico por la zona en la que nos vamos a mover: si está verde ningún problema, si la calle se tiñe de naranja mucho cuidado y si directamente la vemos roja, entonces toca buscar una alternativa para no estar parados un buen rato.

Así se crea un atasco artificial en la ciudad.
Así se crea un atasco artificial en la ciudad.

Como sabéis, la forma que tiene Google Maps de saber todo eso es gracias a su éxito. Como todos utilizamos la aplicación de iOS o Android al mismo tiempo, los de Mountain View lo tienen fácil para conocer cuál es la velocidad media de los coches en una determinada zona de la ciudad. Solo hay que comparar las datos que ofrecen varios smartphones situados en la misma calle para que pueda decidir cuál es el estado del tráfico.

Engañar a Google Maps es posible

Así que un usuario llamado Simon Weckert, que tiene un canal de YouTube bastante discreto, con poco movimiento y escasos suscriptores, ha dado la campanada al intentar hackear Google Maps. Y lo ha hecho, pero no de la forma que podéis imaginar de asaltar un ordenador con un virus para robar datos. Su idea ha sido mucho más sencilla, genial y efectiva.

Simon, conociendo cómo funciona Google Maps ha cogido 99 móviles de segunda mano y los ha metido dentro de un pequeño carrito. Cada uno de estos smartphones llevaba su propia app de mapas y se encontraba en funcionamiento, encendido, por lo que en los servidores de Google estuvieron recibiendo información de todos estos "coches" circulando por la misma calle que ofrecían lecturas idénticas.

¿Y qué ocurre cuando una buena cantidad de dispositivos le dicen a Google que la velocidad media de circulación por una calle es muy baja? Pues que hay un atasco, por lo que tiñen inmediatamente de rojo todas las vías afectadas. Y eso es lo que podéis ver en el vídeo que tenéis justo encima, todo el paseo que se dio Simon, carrito en mano, por las calles de Berlín troleando a la plataforma para indicar a los conductores que si deciden circular por ahí, van a encontrarse lío.

Claro, el daño colateral de este troleo es que todos los conductores que tuvieran que pasar por esa zona eran inmediatamente desviados por Google Maps a otros lugares, lo que dejó las calles prácticamente desiertas, tal y como podéis comprobar en el vídeo. Así que, ¿te fías ahora de lo que te dice Google Maps sobre tráfico?

Normas