que ha pasado con wallapop

Cómo cambiar tu contraseña de Wallapop para evitar hackeos

Hazlo antes de que sea tarde.

La noticia llegaba hace unos días, la aplicación de compra y venta Wallapop había sido hackeada y esto ponía en peligro a todos los usuarios de la plataforma. Para evitar que nuestros datos estuvieran en peligro, necesitábamos cambiar la contraseña de Wallapop.

La propia plataforma debería habernos enviado un correo automático para generar una contraseña nueva lo antes posible y sin complicaciones, aunque debido al gran número de usuarios, muchos jamás han recibido dicho correo electrónico.

Si no hemos recibido el correo, cómo cambiamos la contraseña de Wallapop

Si te ha ocurrido como a muchos otros y no ha llegado a tu bandeja de correos electrónicos el e-mail de la plataforma, lo que debes hacer cuanto antes es seguir los siguientes pasos, donde vas a poder cambiar tu contraseña de Wallapop de una forma rápida y sencilla, evitando que suframos el hackeo de forma directa.

En primer lugar debemos acceder a la aplicación o en su defecto a la versión web, ambas funcionan de una manera similar y nos permitirán cambiar nuestra contraseña. Una vez hemos accedido, nuestra sesión estará cerrada, de lo contrario lo haremos nosotros.

Cómo cambiar tu contraseña de Wallapop para evitar hackeos

Ahora que nos encontramos en la pantalla de inicio veremos la primera imagen que os mostramos en la parte superior, donde vamos a pulsar en la parte de abajo de la pantalla sobre “¿Has olvidado tu contraseña?”

Al instante nos enviarán una nueva contraseña a nuestro correo electrónico con la que podremos repetir el proceso y acceder a nuestra cuenta con la nueva contraseña. Una vez dentro de nuestra cuenta podemos dirigirnos al Menú lateral > Foto de perfil > Lápiz > Cambia tu contraseña. Con estos pasos podemos cambiar de nuevo la contraseña y poner una que sea más sencilla de recordar, aunque jamás debemos volver a utilizar la que teníamos antes de que Wallapop fuera hackeado.

Qué puede ocurrir si no cambiamos la contraseña

Entre las muchas posibilidades, existe el temor a que conozcan algunos de nuestros datos privados, personas que no deberían de saberlas, como puede ser nuestra dirección o numero de teléfono. Unos datos que son totalmente privados y jamás deben ser entregados a desconocidos, porque nunca sabemos lo que pueden llegar a hacer.

Si no la cambiamos, es probable que jamás llegue a ocurrir nada, pero un proceso que solo nos llevará unos segundos, no debería poner nuestra seguridad en peligro. La privacidad cada vez es más importante y si las grandes compañías se lo toman muy en serio, es por algunas razones.

Normas