Deep Fusion: qué es y por qué mejora las fotografías de los nuevos iPhone 11

Deep Fusion: qué es y por qué mejora las fotografías de los nuevos iPhone 11

Esta tecnología ha llegado con los nuevos smartphones de Apple.

Con el paso de los años, los nuevos iPhone han mantenido sus funcionalidades ofreciendo muy pocos cambios de una generación a otra. Salvando las distancias, se maneja igual un iPhone 11 que un iPhone 4S de 2012 pero hay un elemento donde la evolución sí ha sido más que significativa: las cámaras de fotos.

Muestra de tecnología Deep Fusion en iPhone 11.
Muestra de tecnología Deep Fusion en iPhone 11.

Es en ese punto donde, año a año, Apple nos intenta convencer para que cambiemos nuestro dispositivo, ya sea porque llegan dos cámaras, tres o una tecnología como es esta Deep Fusion que adornan a los nuevos iPhone 11 e iPhone 11 Pro que se pusieron a la venta el pasado 20 de septiembre.

Muestra de tecnología Deep Fusion en iPhone 11.
Muestra de tecnología Deep Fusion en iPhone 11.

Solo en los nuevos smartphones

Deep Fusion se ha convertido en la palabra que define la diferencia entre las cámaras de fotos de los actuales dispositivos con los de generaciones anteriores ya que, por  desgracia, no puede ponerse en marcha en otros móviles que no sean un iPhone 11. ¿Quién tiene la culpa? Pues el procesador, ese A13 Bionic que instalan.

Fotografías iPhone XR vs iPhone 11.
Fotografías iPhone XR vs iPhone 11.

El caso es que gracias a la presencia de esa tecnología, Apple ha conseguido dar un salto importante en las, ya de por sí, excelentes cámaras que llevan sus terminales. Con Deep Fusion se consiguen unas imágenes mucho más reales y definidas gracias a la aplicación de principios de la llamada fotografía computacional.

Fotografías iPhone XR vs iPhone 11.
Fotografías iPhone XR vs iPhone 11.

Resumiendo mucho, lo que hace Deep Fusion es capturar hasta nueve fotografías (cuatro con una lente y cuatro con otra) antes incluso de que disparemos para tomar una instantánea. Cada una de estas imágenes está tomada con distintas exposiciones y condiciones de luz y se utilizan posteriormente las mejores partes para procesarlas con el Neural Engine y obtener, así, la foto definitiva. Esta tecnología Deep Fusion solo se puede utilizar con las lentes normales y tele de los nuevos iPhone 11 y 11 Pro, por lo que el ultra gran angular queda fuera de sus dominios.

Recurrir a estos sistemas de procesamiento de imágenes no es nuevo porque, desde hace muchos años, Apple se convenció de que la calidad de las fotos no residía tanto en los megapixels del sensor como en el software que las obtiene. Y esa inteligencia artificial que hay por debajo es la que permite obtener resultados como los que tenéis en las imágenes que acompañan a esta información: se puede percibir una mejora evidente en la definición y detalle de las fotos, en un color mucho más fiel a la realidad y unas texturas que, en la generación anterior de iPhone, llegan a perderse.

Normas