Tecnología

Facebook compra una startup que trabaja en un sistema para controlar los ordenadores con la mente

CTRL-labs, creada hace cuatro años, usa un brazalete para medir la actividad neuronal en el brazo de un sujeto y determinar lo que la persona está pensando

Fotografía de un ícono de Facebook.
Fotografía de un ícono de Facebook. EFE

Facebook ha alcanzado un acuerdo para adquirir la startup estadounidense CTRL-labs, que está dedicada a la investigación de tecnología que permita controlar ordenadores directamente desde el cerebro mediante señales neuronales. Aunque no ha trascendido el precio de la operación, fuentes cercanas a la operación apuntan que la red social habría pagado entre 500 y 1.000 millones de dólares, según informa Bloomberg.

Otra fuente consultada por el Financial Times precisa que la cantidad que desembolsará Facebook está próxima a esos 1.000 millones, casi idéntica cantidad a la que pagó para hacerse con la aplicación para compartir fotos Instagram en 2012.

Andrew Bosworth, responsable de realidad virtual y realidad aumentada de Facebook, ha asegurado que la adquisición forma parte de un intento de la compañía por construir “formas más naturales e intuitivas de interactuar con dispositivos y tecnología”.

El proyecto de CTRL-Labs supone la creación de una pulsera que permita a la gente controlar sus aparatos como una extensión natural del movimiento, “y puede cambiar la forma en la que nos conectamos”, añadió Bosworth.

La adquisición se produce cuando Facebook se enfrenta a una serie de investigaciones antimonopolio por parte de los reguladores de EE UU. Entre otras cosas, estos trabajos tratan de determinar si las compras de rivales como Instagram, WhatsApp y Onavo fueron utilizadas por la red social de Mark Zuckerberg para eliminar la competencia. Y ello supone sobre el papel que cualquier adquisición que haga la compañía ahora estará bajo un intenso escrutinio por parte de los reguladores, ya que cuestionan si Facebook, al igual que otros gigantes tecnológicos, es demasiado grande y poderoso.

CTRL-Labs, con sede en Nueva York, fue creada hace cuatro años y forma parte de un número creciente de empresas que utilizan la neurotecnología para tratar de conectar los pensamientos humanos con las computadoras. Un campo en el que empieza a haber competencia. Otra startup que se mueve en este terreno es Neuralink, fundada en 2016 por el presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk.

Tras la compra, CTRL-Labs, que se diferencia de otros rivales en que solo utiliza tecnologías no invasivas que no requieren cirugía, pasará a formar parte de la división Facebook Reality Labs, que desarrolla, entre otras, aplicaciones de realidad aumentada.

La startup ha recaudado hasta la fecha 67 millones de dólares en tres rondas de financiación, la última de 28 millones en febrero de este año, informa el FT. Entre sus inversores están GV, el brazo de capital riesgo de Alphabet (matriz de Google), y Alexa Fund de Amazon.

Según el vicepresidente de la red social, la pulsera que están desarrollando decodificará las señales eléctricas emitidas por las neuronas dirigidas a los músculos con órdenes como "haz clic en el ratón" o "aprieta un botón" y las traducirá a señales digitales que puedan ser comprendidas por el ordenador. El usuario podrá así compartir una foto por ejemplo con un amigo usando un movimiento imperceptible.

Los responsables de CTRL-Labs, compañía creada en 2015 por dos doctores en neurociencia, Thomas Reardon y Patrick Kaifosh, defienden que este campo se está moviendo muy rápidamente y que con esta tecnología se podrán hacer cosas que eran impensables hace solo cinco años. Tecnología como la suya puede ser algún día una parte crucial de productos como las gafas de realidad aumentada, donde un usuario podría controlar una computadora sin la necesidad de botones o de un teclado.

"Tus manos podrían estar en tu bolsillo, detrás de ti", explicó Thomas Reardon, director ejecutivo de CTRL-Labs, en una conferencia del sector el pasado diciembre. Facebook ha estado profundizando en la realidad aumentada. En 2017, anunció una "interfaz cerebro-ordenador" que podría algún día dejar que la gente convierta sus pensamientos en texto real sobre una pantalla monitorizando las señales en el cerebro. La tecnología de CTRL-Labs está intentando resolver un problema similar. 

Normas