Cómo usar la realidad aumentada para hacer mejores fotos este verano

Cómo usar la realidad aumentada para hacer mejores fotos este verano

Es una forma de facilitarnos el trabajo a la hora de encuadrar.

Hasta ahora parecía que la realidad aumentada solo tenía sentido si era para ver delante del móvil a un dinosaurio o a un superhéroe volando, ya fuera gracias a una cámara estilo Pixel de Google, o dentro de un videojuego como Pokémon Go. Es decir, cosas que no podemos ver normalmente yendo por la calle. Pero eso está cambiando poco a poco.

A medida que las compañías comprenden la profundidad de una revolución como la de la realidad aumentada, van surgiendo nuevas aplicaciones y una de ellas es la de ayudarnos a mejorar las fotografía que sacamos. Sobre todo cuando le dedicamos tiempo y queremos obtener los mejores resultados posibles.

Comienzan a llegar apps específicas

De momento estas opciones de realidad aumentada no llegan como el principal reclamo pero sí se están comenzando a implementar discretamente. Nosotros os vamos a hablar de DLSR Camera para iOS, que es una aplicación muy completa que nos deja cambiar casi cualquier parámetro de exposición, balance de blancos, enfoques y a la que acompañan un montón de filtros.

DSLR Camera con AR Assistant.
DSLR Camera con AR Assistant.

Pero casi escondida entre sus opciones está la de AR Assistant. Una función muy útil cuando queremos encuadrar con total precisión. Por ejemplo para conseguir un efecto de simetría completo, para obtener una rejilla de perspectiva que nos permita capturar imágenes geométricamente perfectas o, incluso, si fotografiamos edificios, aplicarles el llamado número aúreo que es una proporción exacta y constante.

La forma de hacerlo es muy sencilla: accedemos al modo de AR Assistant y aplicamos la rejilla que mejor se adapta a lo que queremos fotografiar. Colocamos la plantilla en un punto que tengamos delante de nosotros y nos movemos hasta que esta se encuentra completamente centrada en la pantalla del smartphone. En ese momento, disparamos y ya tenemos una foto que respeta todos los cánones en los que se fijan los profesionales. Bueno, como siempre, el instinto, el talento y la genialidad no suelen aprenderse en estas aplicaciones pero una ayuda nunca viene mal.

Normas