'Google maps', más certero que el tacógrafo para probar el kilometraje de los camioneros

A diferencia del cuentakilómetros, señalan los magistrados, es un "elemento de prueba objetivo y razonable"

'Google maps', más certero que el tacógrafo para probar el kilometraje de los camioneros

Los tacógrafos digitales son fundamentales para la seguridad de los transportistas en la carretera. Recogen la velocidad, la distancia recorrida, las paradas, e, incluso las frenadas bruscas. Una especie de caja negra de los camiones que monitoriza todas las incidencias relevantes. Pero no sirve para probar el kilometraje realizado a la hora de cobrar la factura por los gastos de locomoción. O, al menos, es lo que parece desprenderse de un reciente fallo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Navarra (cuyo texto puede consultar aquí), que rechaza el recurso de un camionero que reclamaba cerca de 3.500 euros a la cooperativa de la que era socio. Según sus cálculos no había cobrado 4.400 Kilómetros que sí había recorrido, como reflejaba en el cuentakilómetros de su vehículo.

El tribunal navarro, sin embargo, da la razón a la empresa y confirma que el uso de la aplicación Google maps, frente al Kilometraje real recorrido, es un método más fiable para calcular los servicios encargados al transportista. Siendo el titular del camión, concluye, y pudiendo utilizarlo "a su conveniencia", el tacógrafo no acredita por sí solo, afirma el tribunal, que todos los kilómetros hechos durante los días cuestionados fueran para realizar los encargos de la cooperativa.

Como explica la sentencia, la cooperativa para la que trabajaba el camionero había pactado el uso de la herramienta de Google para medir el kilometraje hecho en los servicios de transporte encargados. En efecto, la agencia de transporte enviaba la ruta, que el transportista podía utilizar o no, pero el acuerdo fijaba que el pago se realizaría únicamente sobre la base de la distancia marcada en Google maps (a razón de 0,78 céntimos por kilómetro). Como socio, destacan los magistrados, el recurrente debía conocer y asumir este método.

Pese a ello, el caminero pretendía el pago de más de 4.000 kilómetros efectivamente realizados, fácilmente demostrables, alegó en su demanda, con el cuentakilómetros del vehículo. El exceso de Kilometraje se debía, afirmó, a varias causas (obras, rapidez, conveniencia...), que habían incrementado la distancia en las rutas realizadas. Por ello, reclamó 3.500 euros más intereses que, según calculó, le debía su empresa; demanda que el juez de lo social desestimó aplicando lo dispuesto en el convenio.

En su recurso, el transportista admitió que había dos días dudosos, pero salvo estos recorridos, se le debía el resto de kilómetros señalados en el tacógrafo. Además, aseveró, no se le podía exigir una prueba negativa, imposible de llevar a cabo.

Sin embargo, el tribunal navarro rechaza este argumento, porque, según explica, el conductor pretende que se le reconozca, a tanto alzado y sin desglosar, el exceso de kilometraje sin ofrecer una razón "objetiva y razonable" que explique el descuadre respecto de los datos aportados por Google maps. Esta aplicación, a diferencia del cuentakilómetros, señalan los magistrados, es un "elemento de prueba objetivo y razonable". Sin duda, apuntan, el conductor puede probar que ha realizado más kilómetros por diversas causas, pero, afirman, "con carácter general se ha pactado ese sistema".

En conclusión, el tribunal considera correcta la valoración del juzgado de instancia y rechaza el recurso interpuesto por el conductor.

Normas