Así puedes crear tu poema retrato creado por la IA de Google

Así puedes crear tu poema retrato creado por la IA de Google

Similar a los filtros de Instagram, aunque con un acabado mucho más logrado y artístico

La inteligencia artificial cada vez está más presente en distintas áreas de la tecnología. Y una de las empresas que más apuesta por ella es Google, que cuenta con numerosos proyectos que buscan incentivar el uso de la inteligencia artificial para diferentes usos dentro de la tecnología. Uno de los más interesantes ha sido el de Duplex, con el que Google ha conseguido que la IA realice llamadas de teléfono casi como si se tratara de una voz humana, capaz de negociar una reserva con otros humanos. Ahora han utilizado la IA para crear arte con nuestro rostro, una mezcla que suena muy bien.

Así puedes hacer tu poema retrato

Google ha habilitado una web en la que podemos crear originales obras de arte basadas en nuestro rostro. De hecho esta web se ha creado para poder hacernos un selfie que después es modificado por la inteligencia artificial para darle un toque original de lo más interesante. En este caso el proyecto no es al 100% de Google, sino que los de Mountain View lo han patrocinado apoyando su actividad. Esta página web se llama PoemPortraits, y como su nombre indica, proyecta poemas sobre nuestro rostro de una manera artística, convirtiendo nuestras fotografías y retratos en auténticas obras de arte.

Una vez que entramos en la web de PoemPortraits, debemos elegir una palabra entorno a la que versará el poema que se va a proyectar sobre nuestro rostro. Eso sí, de momento tenemos que optar por introducir palabras en inglés, ya que de momento no se contempla otra lengua diferente. En cualquier caso, tras introducir palabra en inglés, esta web activa la cámara del ordenador, o bien nos pedirá permiso para utilizar la del móvil, si estamos entrando desde el navegador del Smartphone.

En ese caso, solo nos falta pulsar sobre el icono de disparo de la cámara, para que esta web comience a hacer magia. Primero veremos como una cascada de colores inunda nuestro rostro, y luego cómo un poema basado en la palabra que hemos escrito queda grabado a fuego en nuestra piel, adaptándose a las curvas de nuestro rostro. Sin duda una manera original de crear arte, siempre distinto y diferente gracias al rostro de aquellos que se prestan a hacerlo.

Normas
Entra en El País para participar