El nuevo iPad Mini es casi imposible de reparar

El nuevo iPad Mini es casi imposible de reparar

Le dan una de las peores puntuaciones de reparación posibles

Hoy hemos conocido una nueva prueba que ha medido la facilidad con la que se puede reparar el iPad Mini. Estas pruebas cada vez son más comunes cuando se lanza un nuevo producto, gracias a organismos como iFixit, que se dedican a comprobar hasta qué punto se puede reparar un nuevo dispositivo, o hasta qué punto es fácil desmontar este aparato. Es el caso del iPad Mini, la nueva tableta de tamaño reducido que ha presentado Apple hace unas semanas, y que ha pasado por esta prueba para confirmarnos que es casi imposible de reparar.

Paso del iPad Mini por iFixit

Estas pruebas de reparación suelen dar una puntuación de cero a diez a los dispositivos que se reparan, y en este caso el iPad Mini ha sido uno de los que menos puntuación ha cosechado en este aspecto, con solo dos puntos sobre diez. Normalmente tras una de estas pruebas se suele llegar a una conclusión sobre cuáles son los puntos destacados del proceso. Con este tipo de procesos podemos saber qué tipo de componentes llevan estos dispositivos de Apple, ya que muchas veces la compañía no los desvela, como por ejemplo el tamaño de la batería. En el caso del iPad Mini se han destacado estos aspectos y componentes.

Las entrañas del nuevo iPad Mini
Las entrañas del nuevo iPad Mini

El iPad que ha pasado por la prueba es el modelo A2133, y ha desvelado por ejemplo que la memoria RAM con la que cuenta es de 3GB LPDDR4X DRAM, mientras que la cámara de fotos frontal es de 7 megapíxeles, unos datos importantes sin duda estos dos. Otro de los detalles que nos desvela esta prueba es la capacidad de la batería, que es de 5124mAh, una capacidad importante para ser una tableta tan pequeña, aunque no de las más grandes del mercado. Estos son los componentes más destacados que se han conseguido averiguar durante el desmontaje del iPad Mini, en el que iFixit ha advertido importantes problemas para su reparación.

Uno de ellos es que el puerteo de carga Lightning está soldado a la placa, lo que quiere decir que si se rompe habrá que tocar también la placa base de la tableta. El reemplazo de la batería es posible, pero según iFixit, es muy difícil, lo que no lo hace aconsejable. El adhesivo también es tan masivo que complica el proceso de reparación bastante. El Touch ID es bastante difícil de cambiar, algo que en caso de rotura de la pantalla es necesario cambiar sí o sí. Así que si te has comprado un nuevo iPad Mini, protégelo “con tu vida” si no te quieres dejar un buen dinero en la reparación.

Normas