Los aviones del futuro cambiarán la forma de sus alas en pleno vuelo

Los aviones del futuro cambiarán la forma de sus alas en pleno vuelo

La NASA y el MIT investigan un revolucionario material para los aviones del futuro

El diseño de los aviones prácticamente no ha cambiado en las últimas décadas, siendo uno de los sectores más conservadores en este aspecto. Por supuesto la tecnología está muy presente en los instrumentos de vuelos de los aviones, incluso con más protagonismo que los propios pilotos, como parece que podrían demostrar los accidentes de los Boeing 737 Max, y que han obligado a dejar en tierra a todos los aviones de este tipo. Pero en el futuro se vislumbra una interesante revolución en la aeronáutica, que tendría que ver con los meta materiales, que podrían cambiar por completo la manera en que vuelan los aviones, y mejorar sobre todo su eficiencia.

Aviones de diseño cambiante para mejorar la eficiencia

La NASA y el MIT están investigando el uso de meta materiales en los aviones, algo que podría revolucionar para siempre la aeronáutica tal y como la conocemos. Hasta tal punto la revolucionaría que podríamos ver aviones transformar su aspecto y diseño en tiempo real mientras están volando. Ha sido en el diario Smart Materials and Structures donde se han publicado los resultados y conclusiones de esta investigación de la NASA y el MIT.

NASA MiT
La revolucionaria estructura que desarrollan la NASA y el MIT

La gran revolución llegaría a las alas de estos aviones, que tendrían una estructura muy ligera, con una estructura también ligera compuesta de miles de pequeños triángulos recubiertos por una capa de polímero específico para este cometido. El nuevo meta material es hasta mil veces menos denso que la goma, ya que lo compone principalmente el aire, y gracias a la posición de los pequeños triángulos en el ala, que puede modificarse en pleno vuelo, se pueden adaptar en tiempo real a las corrientes del aire y la carga aerodinámica.

Por tanto el ala del avión y otras zonas de este podrían modificarse bajo demanda del piloto o de forma automática, para conseguir el vuelo más eficiente posible. De facto esto supondría alterar la forma del avión, mucho más allá de lo que lo hacen normalmente los flaps de las alas de los actuales aviones, y se podría extender este tipo de movimientos a todo el avión para adaptarlo en tiempo real al entorno siendo así más eficiente. De momento es solo el resultado de un estudio, pero todo apunta a que podría llegar pronto a aviones, que podrían alterar de manera proactiva su forma aerodinámica para ser aún más eficientes.

Normas