Ya sabemos por qué el Google Pixel 3 XL se ha filtrado masivamente

Ya sabemos por qué el Google Pixel 3 XL se ha filtrado masivamente

Los de Mountain View han perdido el control sobre algunas unidades del smartphone

Es normal que antes de lanzarse un teléfono móvil conozcamos multitud de detalles sobre él, como consecuencia de las diferentes filtraciones. Es un juego que a todos los amantes de la tecnología nos gusta, que invita a imaginar en el terminal, y que a los fabricantes les suele beneficiar, creando expectación sobre el lanzamiento del dispositivo. Pero en el caso del Google Pixel 3 XL, algo se le ha ido de las manos a los de Mountain View. Al menos si tenemos en cuenta las informaciones que hemos conocido ahora, y que apuntan a que el Google Pixel 3 XL se estaría vendiendo ya en el mercado negro a un precio muy elevado.

Algunas unidades ya se venden en el mercado negro

En los últimos días habíamos visto filtradas varias imágenes tomadas por la cámara de fotos del Google Pixel 3 XL, hasta ahí todo normal, porque son filtraciones habituales antes del lanzamiento de un teléfono. Lo que no es tan normal es ver ya incluso algunos análisis del teléfono antes de que este se haya presentado. Y claro que no es normal, porque el origen de estos teléfonos es el mercado negro, o lo que es lo mismo, se están vendiendo de forma clandestina, y se ignora el origen de estos dispositivos.

Google Pixel 3 XL
El mercado negro está distribuyendo unidades reales y funcionales del Google Pixel 3 XL

Es un distribuidor ucraniano el que está vendiendo el nuevo tope de gama de Google a través de la app de mensajería Telegram, donde ofrece el teléfono por nada menos que 2.000 dólares, el doble del precio que tendrá cuando se lance al mercado. Es evidente que algo huele mal con estos móviles, porque es muy extraño que a dos meses aún de que se presenten los teléfonos haya alguien que pueda venderlos de forma clandestina ¿de dónde han salido esas unidades de los Pixel?

Se especula con que puedan ser versiones previas del teléfono, que se han utilizado para su desarrollo, pero que sean completamente funcionales. Algo que evidentemente puede conocer de forma rápida Google rastreando los teléfonos. A día de hoy este vendedor asegura contar con tres unidades del Google Pixel 3 XL que vende por los 2.000 euros que os hemos contado antes. Sin duda, un importante descuido de Google, que ha visto completamente filtrado su teléfono estrella antes de presentarlo.

Normas