llamadas moviles

¿Qué hacer para evitar que las radiaciones del móvil afecten a muestra salud?

Publican pautas que pueden ayudarnos a reducir su incidendia

Hace unos días conocíamos una lista con los móviles que menos radiaciones han emitido en este 2017. Un tema el de las radiaciones que cada vez está más de actualidad en el mundo de la telefonía móvil. De hecho aunque todavía no hay un veredicto final entre los científicos, sí hay más o menos unanimidad sobre que las radiaciones que emiten nuestros teléfonos no son buenas para nuestra salud, sobre todo la mental. Hasta tal punto han llegado estas afirmaciones, que desde el Departamento de Salud Pública del Estado de California ha hecho públicas unas recomendaciones sobre la forma de evitar males mayores con el uso del móvil.

Pautas para evitar las malas radiaciones del móvil

Aunque como hemos dicho, no hay un consenso a la hora de acordar cuál es realmente el perjuicio de las radiaciones móviles, es evidentemente que no se espera nada bueno cuando se publican recomendaciones para evitarlas como ha hecho el Estado de California. Y todas ellas se basan básicamente en la premisa de mantener alejado el móvil de nuestra cabeza, algo que es sin duda muy difícil cuando estamos recibiendo una llamada en nuestro teléfono y tenemos que acercarlo al oído para escuchar la llamada.

llamada móviles
El uso continuado del móvil cerca de nuestra cabeza puede ser más dañino de lo que pensamos

Pues bien, sin duda la principal medida que se nos ocurre para evitar este tipo de radiaciones directas en nuestra cabeza, es la de utilizar un kit de manos libres, unos auriculares con micrófono o similar, para mantener alejado de nuestra cabeza el móvil, y seguir hablando con total normalidad cuando nos llaman. También podemos utilizar el altavoz en llamada, pero sin duda es algo mucho menos práctico en multitud de ocasiones, por lo que es mucho mejor la alternativa del manos libres.

Otras de las pautas que ha han publicado es la de enviar mensajes de texto o a través de las apps de mensajería para evitar hacer una llamada, y por extensión las radiaciones del teléfono. Incluso que nos mantengamos alejados del móvil cuando estemos descargando un archivo de gran tamaño o transmitiendo contenido en streaming a través de este, por ejemplo, una película o serie. La premisa es mantener alejado el móvil de nuestra cabeza, lo que sin duda según en qué situaciones es muy difícil de conseguir.

Los daños que podría producir a largo plazo la exposición prolongada a estas radiaciones serían cáncer cerebral o tumores en los nervios acústicos, provocando sordera o un vértigo crónico, así como potenciales tumores en las glándulas salivales. También se baraja la posibilidad de que pueda reducirse el número de espermatozoides, causar problemas de aprendizaje y memoria, dolores de cabeza, problemas de comportamiento e interrupciones del sueño. En definitiva, por precaución sería una buena idea mantener lejos el móvil de nuestra cabeza para evitar el carácter dañino de esas ondas RF.

Normas
Entra en EL PAÍS