Un incendio siembra el caos en la Ciudad de la Justicia de Valencia

El siniestro ha paralizado la actividad jurisdiccional durante toda una semana

Se investiga si los sistemas de alarma funcionaron correctamente

Un incendio siembra el caos en la Ciudad de la Justicia de Valencia

La Ciudad de la Justicia de Valencia ha vivido una semana de caos y desconcierto. Un incendio declarado el pasado 10 de septiembre en la segunda planta del complejo, por causas aún desconocidas, afectaba a un total de 20 órganos judiciales y amenazaba con devorar cientos de expedientes judiciales. Mediante un tuit, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se hacía eco del suceso al día siguiente, mostrando su solidaridad y apoyo a los profesionales de la justicia de Valencia.

El hecho de que el desastre ocurriese en día festivo evitó daños personales, pero dificultó que el incendio fuera controlado a tiempo. Incluso se dijo que fue un vecino el que avisó a los bomberos, y que los sistemas de seguridad del edificio no se activaron adecuadamente, circunstancia que aún se está investigando.

La reacción del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) llegó al día siguiente del siniestro. Ante la imposibilidad de acceder al edificio, y tras recibir el informe de la intervención realizada en las instalaciones por el servicio de bomberos del Ayuntamiento de Valencia, el tribunal acordaba por razones de urgencia suspender de forma indefinida todas las actuaciones, vistas y demás actos judiciales pendientes hasta que la situación se normalizara. Tan solo permanecería abierto el juzgado de guardia de detenidos, incidencias y de violencia sobre la mujer. De igual manera, el tribunal tuvo que declarar inhábiles, a efectos de los plazos procesales, los días posteriores al suceso, desde las 24 horas del domingo día 10 de septiembre.

El miércoles 13 de septiembre, a la vista de tres informes técnicos –uno de ellos del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat)– que indicaban que el acceso era seguro, se reabría el complejo, permaneciendo cerradas tan solo las instalaciones comprendidas en el bloque en el que se había producido el incendio. No obstante, y para garantizar que los jueces, letrados de la administración de justicia y funcionarios pudieran iniciar su trabajo de manera adecuada, el TSJCV ordenó mantener la inhabilidad de los plazos procesales hasta el jueves.

Pero la reapertura fue efímera. Los restos de hollín y el humo provocaron dolencias respiratorias y oculares a un total de 35 funcionarios de las dependencias adyacentes a los juzgados afectados. Ante el posible peligro para la salud del personal y de los profesionales y usuarios que accedieran al edificio, el TSJCV se vio obligado a anunciar de nuevo, el mismo miércoles, la suspensión de la actividad jurisdiccional de la Ciudad de la Justicia durante lo que quedaba de semana.

Este no es el primer incendio que se declara este año en sedes judiciales. A las 13.00 horas del pasado 11 de enero se iniciaba un fuego en los Juzgados de Primera Instancia número 5 y de Violencia sobre la Mujer de Torrejón de Ardoz que provocó el desalojo de todas las personas que se encontraban en el edificio. Según informó entonces la magistrada decana del partido judicial de Torrejón, no se habían activado los sistemas de alarma, denunciando la falta de previsión y el incumplimiento de las normas mínimas de seguridad.

Normas