Este vídeo muestra cómo late un corazón impreso en 3D

Este vídeo muestra cómo late un corazón impreso en 3D

Está hecho de silicona

No son pocos los científicos que aseguran que a partir de 2050 seremos capaces de imprimir ejemplares de órganos humanos vitales que podrían sustituir a los creados por la madre naturaleza. No es la primera vez que escuchamos que han conseguido imprimir este o aquel órgano gracias a la cada vez más sofisticada impresión 3D, pero una cosa es escucharlo y otra muy distinta verlo en acción. Eso es precisamente lo que nos muestra este vídeo, un corazón perfectamente funcional impreso en 3D sobre silicona, y que bombea con mucha fuerza los líquidos de prueba. Pues bien, vamos a conocer los detalles detrás de este corazón y del vídeo que vamos a ver a continuación.

Un corazón temporal, de momento

Si bien impresiona ver a este corazón bombeando en el vídeo, hay que conocer otros aspectos sobre él que nos dan una idea de los usos que podría tener muy pronto. Han sido unos investigadores de ETH Zurich los que han desarrollado este modelo de corazón impreso en 3D sobre silicona, un material que permite producirlo de una forma muy económica, y que pronto podría comenzar a salvar vidas en muchos pacientes.

El corazón artificial en acción

Este corazón no pretende sustituir a uno de verdad, principalmente porque no puede durar casi un siglo en funcionamiento como tantos, sino que de momento serviría como parche para pacientes en listas de espera de corazones. Este corazón ha sido impreso precisamente en silicona para ofrecer una forma flexible, que se adapte a nuestro cuerpo, y que no sufra las tradicionales complicaciones de los corazones impresos con materiales más sólidos. De hecho este corazón cuenta con dos ventrículos, separados por una cámara adicional de aire que se infla y desinfla para producir los latidos tan reales que vemos en este vídeo.

Como es lógico es un primer desarrollo, que no tiene utilidad alguna en la actualidad, ya que sólo puede latir durante unas 3.000 veces, lo que mantendría a alguien con vida entre los 30 y 40 minutos. Pero sin duda es un gran avance que nos invita a pensar que en unos años estos corazones estarán preparados para latir durante muchos años y permitirán que la principal causa de muerte en el mundo se pueda evitar con este tipo de corazones impresos. Pero quedémonos con el presente y este espectacular video que demuestra hasta qué está avanzada esta tecnología en la actualidad.

Normas
Entra en EL PAÍS