Ratón vertical

Razones por las que es una buena idea utilizar un ratón vertical en tu ordenador

Pueden prevenir dolencias en los brazos

El ratón es uno de los elementos indispensables en el uso del ordenador, lo ha sido desde que llegaron los sistemas operativos con interfaz gráfica, y han resistido perfectamente incluso al auge de las pantallas táctiles. No hay nada como el tacto e inmediatez de movimientos de un ratón frente a otras alternativas. Los hemos visto de todo tipo, de bola, láser, ergonómicos, trackball, e incluso verticales, una variedad de ratón que poco a poco va ganando adeptos, pero que necesita de cierta aclimatación a su uso por lo radical de su propuesta. Una alternativa que sin duda es una de las más saludables para nuestras articulaciones.

Una alternativa que agradeceremos a la larga

Desde luego no es el tipo de ratón más estético, ni tampoco el más sencillo de utilizar, o al que adaptarse, pero a la larga es el ratón que más va a cuidar la salud de nuestro brazo a la larga. Todos sabemos las diferentes dolencias que se pueden derivar del uso continuado del ratón cuando trabajamos delante de un ordenador durante ocho horas al día. Y la mayoría tienen que ver con el conocido como “Síndrome del ratón”, del que podemos sufrir secuelas como tendinitis, tenosinovitis, epicondilitis o el síndrome del túnel Carpiano.

Ratón vertical
Posición del brazo con el uso de un ratón vertical o tradicional

La posición vertical de estos ratones se basa en un principio básico, y es no forzar la posición del brazo y la muñeca para utilizar el ratón. Si pruebas a reposar los brazos sobre la mesa de tu escritorio sin ejercer ninguna fuerza, te darás cuenta que las palmas de tu mano se quedan en posición vertical, mirándose una a la otra. En cambio si giras las muñecas para coger un ratón tradicional, te darás cuenta de que el movimiento de nuestra muñeca es más forzado.

Ratón vertical
El llamativo diseño de un ratón vertical

Estos ratones verticales simplemente adoptan la forma de nuestros brazos y muñecas en una posición neutra, sin forzar, lo que elimina muchas posibilidades de que podamos sufrir una dolencia de las descritas antes en el futuro. Como veis se trata de ratones más grandes, aparatosos, que podemos rodear con nuestra mano y que cuentan con los botones y la rueda de desplazamiento inclinados. Todo para adoptar una posición natural cuando lo utilizamos.

La buena noticia es que hay multitud de modelos de ratones de este tipo que tienen un coste bastante contenido, y podemos encontrar interesantes modelos en la franja de los 20 euros. Si ya sufres algún tipo de estas dolencias, una buena forma de mitigar las secuelas sea utilizar este tipo de ratones, no tan vistosos, pero sí más respetuosos con la salud de nuestros brazos.

Normas