Nace la Fundación Gadea por la Ciencia

Un impulso a la I+D para tomar el tren del progreso

Mariano Barbacid encabeza su consejo asesor

Uno de los objetivos de la fundación es influir en las políticas científicas

José Antonio Gutiérrez, director de la Fundación Gadea por la Ciencia; Fernando Tejerina, presidente del patronato, y Mariano Barbacid, presidente de su consejo científico asesor, en la presentación.
José Antonio Gutiérrez, director de la Fundación Gadea por la Ciencia; Fernando Tejerina, presidente del patronato, y Mariano Barbacid, presidente de su consejo científico asesor, en la presentación.

Desde el inicio de la crisis en 2009, España es, entre las cinco grandes economías europeas, el único país que ha descuidado la inversión en educación e investigación y desarrollo, con constantes recortes que le alejan de la convergencia con sus socios europeos. Según el Informe Cotec 2016, esa diferencia se sitúa en 0,72 puntos, que es la mayor desde 2002.

Dicho informe, no obstante, ve motivos para el optimismo en el hecho de que nunca antes se había asistido a un consenso social y político tan amplio sobre la necesidad de corregir con urgencia la situación. Fruto de ese consenso, el mundo científico en España se ha unido en torno a la Fundación Gadea por la Ciencia, una organización de ámbito estatal que tiene como objetivo contribuir, desde los científicos, a la mejora y avance del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, prestando una especial atención al papel de los investigadores, las universidades y las empresas, y a la interacción entre todos ellos.

La fundación nace con un patrimonio inicial de dos millones de euros aportados íntegramente por su mentor y mecenas, Gerardo Gutiérrez Fuentes, que es también vicepresidente del patronato, integrado además por Fernando Tejerina, presidente; José Antonio Gutiérrez Fuentes, director; Mariano Barbacid, presidente del consejo científico asesor, y Julio Álvarez-Builla, secretario.

“Tras prolongados años de debates sobre cómo participar en la orientación y las políticas en nuestro país, los científicos nos proponemos tomar la palabra en un ámbito que nos es propio”, señaló en el acto de presentación de la fundación José Antonio Gutiérrez. “Solo a través de una I+D+i competitiva garantizaremos un futuro de prosperidad e independencia para los españoles”, resaltó.

El programa Lanzadera identificará proyectos de alta calidad con un desarrollo empresarial, que tendrán una ayuda de 100.000 euros

Como órgano de participación, la Fundación Gadea por la Ciencia cuenta con un consejo científico asesor formado por 40 investigadores españoles de cualificación excelente demostrada en las diferentes áreas científicas, que está presidido por Mariano Barbacid.

“El timing de la creación de la fundación es perfecto, porque en este momento España está en un grave declive del mundo de la investigación”, destacó Barbacid. “Nos están condenando a ser un país de servicios. Hay que convencer a nuestros dirigentes para que se den cuenta de que sin apoyar la ciencia y la tecnología, el futuro de España no será muy prometedor”, sentenció el bioquímico español.

Así, una de las tareas de la fundación será la de “influir en las políticas científicas”, como destacó su director, además de dar apoyo a la ciencia de calidad, fundamentalmente a través de cuatro ámbitos de actuación: el Programa de Alta Dirección de Instituciones Científicas, que empezará en enero y que se desarrollará en colaboración con una escuela de negocios aún por concretar; el Observatorio y Fórum Gadea Ciencia, que tomará el pulso al estado de la ciencia en España con la elaboración de informes y propuestas; el Aula Gadea Ciencia, que dará cabida a actividades formativas y divulgativas, con la celebración de simposios, el primero de los cuales se celebrará en la primavera de 2018 y versará sobre el cáncer, y el programa Lanzadera, de carácter anual, que identificará proyectos de alta calidad con un desarrollo empresarial posterior, con una ayuda para el ganador de 100.000 euros.

Para un verdadero desarrollo de la I+D española, los responsables de la Fundación Gadea apelaron al impulso de la colaboración público-privada. “Lo privado ayuda, es la guinda del pastel, pero sin lo público es imposible. Tienen que ser las Administraciones las que pongan la mayor parte del dinero”, manifestó Barbacid, quien reclamó un ministerio de la ciencia, sin el cual “va a ser muy difícil sacarnos del hoyo en que nos han metido en estos últimos años”.

En juego está el poder competir de igual a igual con los socios europeos, porque, como recordó Fernando Tejerina, “nunca antes el progreso social y el desarrollo económico fueron tan dependientes de la creación del conocimiento, de su transferencia y de su aplicación para generar ese bien social”.

La innovación en España

El Informe Cotec 2016 recoge la evolución negativa de los principales indicadores de innovación que alejan a España de la posición de sus socios europeos.

-En España, un total de 122.235 investigadores desarrollaban, en 2014, su actividad profesional en I+D+i, lo que supone un descenso del 0,8%, respecto al 2013.

-La estimación mínima total de los centros de investigación en España en 2014 fue de 612. De estos, 131 pertenecen al CSIC.

-Las pymes españolas tienen un peso superior al de los países de referencia. En 2008, las empresas de menos de 250 empleados llegaron a ejecutar en España el 54,4% del gasto, que en 2015 se redujo hasta el 46,3%.

-El sector privado financia el 82% de la actividad de la I+D empresarial, mientras que tan solo el 18% restante procede del sector público y del extranjero.

-España, con un total de 77.000 documentos publicados –considerando solamente artículos científicos, actas de congresos y revisiones anuales– ocupa, con un 3,2%, la décima posición en el ranking mundial de la producción científica.

Normas