Nuevas tecnologías
Dentro de poco el escáner molecular será algo habitual en los móviles ¿para qué sirve? Ampliar foto

Dentro de poco el escáner molecular será algo habitual en los móviles ¿para qué sirve?

Los avances en tecnología son cada vez más rápidos y sorprendentes, ordenadores que hace años pesaban varios kilos y ocupaban buena parte de una pesa ahora los podemos llevar en el bolsillo. Sensores de todo tipo, como acelerómetros, de luz, giroscopio y un largo etcétera se han integrado ya en pequeños dispositivos de cualquier gama, como los lectores de huellas, e incluso el escáner de Iris. Pues bien, la siguiente revolución de los sensores móviles será sin duda la que protagonicen los escáneres moleculares, que ya estarían disponibles para que los fabricantes los integren en sus terminales. Estos ya han alcanzado un tamaño tan pequeño y rebajado su coste tanto que es posible que los veamos dentro de poco en algún teléfono móvil.

¿Para qué queremos un escáner molecular?

El escáner molecular es un elemento que podría cambiar nuestra forma de entender y percibir lo que ingerimos con los alimentos, por poner un ejemplo. Y es que gracias a un escáner de este tipo se pueden analizar los componentes de diversos objetos físicos, de los que tras un escaneo podremos recibir una información completa de su composición. En el caso de alimentos, por poner un ejemplo, un simple escaneo molecular puede devolvernos resultados como sus calorías, grasas, proteínas, carbohidratos y diversa información nutricional entre otros indicadores.

Vamos, que en un restaurante o supermercado podríamos escanear la comida y saber en tiempo real la composición de cada uno de los alimentos. Esta es una de las aplicaciones más cotidianas que se podría aplicar a esta tecnología, pero sin duda las posibilidades son inmensas. La forma en que funcionan estos escáneres es muy sencilla, ya que con una luz casi infrarroja se puede forzar a que los componentes de los objetos vibren, devolviendo una luz con la que se puede obtener la información de su composición.

Ya existen algunos escáneres moleculares portátiles que nos permiten realizar estos escaneos, pero lo realmente interesante es que ahora esta tecnología está más cerca que nunca de formar parte de la ficha técnica de distintos dispositivos móviles. De hecho la compañía Si-Ware ya ha conseguido diseñar un chip denominado NeoSpectra Micro para integrar en teléfonos móviles, así se lo ha hecho saber a los diferentes fabricantes, que ya saben que este pequeño procesador sólo ocupa 18x18 milímetros y 4 milímetros de grosor. Y lo más importante, a un coste perfectamente asumible por los fabricantes de dispositivos móviles.

La producción de estos chips está planeada que comience en el cuarto trimestre de este año, por lo que en 2018 podríamos empezar a ver los primeros teléfonos con este tipo de chip integrado, aunque ya existe un smartphone con este escáner, como es el Chanhong H2. Desde esta compañía aseguran que la presencia de estos escáneres en los dispositivos móviles será dentro de poco tan habitual como la de los giroscopios o sensores de luz que montan los móviles actuales.

Normas