¿No llega toda la velocidad?
fibra óptica

Cómo conseguir 300 megas reales por WiFi

La conexión a Internet inalámbrica, por WiFi, tiene sus pros y contras. Y la mayor pega, la más frecuente, es que la velocidad contratada no llegue al completo a los ordenadores o dispositivos móviles conectados en red. En el caso del ADSL y conexiones de banda ancha basadas en cobre, la pérdida de velocidad es normal incluso a través del cable, pero en el caso de conexiones de fibra óptica, si la instalación es correcta la velocidad que debería llegar es incluso ligeramente superior a la contratada. Si tenemos contratados 300 megas de descarga, deberían llegar entre 305 y 310 Mbps, pero ¿cómo se consigue que llegue el máximo de velocidad a través de la conexión WiFi?

Este tipo de instalaciones mantienen la conexión inalámbrica 'de punto a punto', es decir, desde el punto de acceso o router hasta el ordenador que vayamos a conectar aprovechando los 300 megas. Sin embargo, lo hacen a través de una instalación con uno de los extremos cableados. Aunque toda la señal desde el punto de acceso hasta el 'cliente' se lleva a cabo sin cables, lo haremos con un repetidor -de varios tipos posibles-, y el tramo final desde el repetidor hasta el cliente se tiene que realizar por cable, aunque sean apenas unos centímetros. Y el requisito imprescindible, por otro lado, es que este cableado se haga con puertos Gigabit Ethernet.

Equipamiento e instalación, lo que hay que saber para conseguir que lleguen 300 megas reales a los dispositivos conectados por WiFi

Lo primero que hay que mirar es el punto de acceso o router, que debe ser compatible con esta velocidad máxima, y que debería entregar los 300 megas por cable. Ahora bien, que entregue los 300 megas por cable no implica que tenga que soportar esta velocidad también por WiFi, Para ello, es fundamental que el router soporte doble banda simultánea y recomendable que se base en el estándar 802.11ac. En este sentido, con un router 802.11n podremos conseguir 300 megas en equipos muy cercanos al punto de acceso y con tarjeta de red de las mismas especificaciones, pero para distancias medias en una misma casa u oficina será casi imprescindible el estándar 802.11ac.

Cómo conseguir 300 megas reales por WiFi

En caso de distancias medias y largas, como comentábamos anteriormente, la instalación de la red de acceso a Internet debería ser algo más compleja que el punto de emisión -el punto de acceso o router- y el de recepción -la tarjeta de red del ordenador-, y para conseguir estos 300 megas reales se deben introducir elementos que redistribuyan la señal.

Test de Velocidad de la conexión a Internet

El Test de Velocidad sirve para comprobar, en tu ordenador o teléfono inteligente, qué velocidad exacta llega. Comprueba si coincide con la velocidad contratada, o si no se está cumpliendo

Las posibilidades que hay pasan por el uso de un PLC, que se conecta al punto de acceso y a la red eléctrica doméstica para redistribuir la señal sobre el cableado eléctrico, o bien repetidores de señal de otro tipo. En el caso de un PLC, se conecta uno de los dispositivos en el punto de acceso, y el segundo dispositivo en el punto a donde se quiera llevar la señal sin pérdidas. En este segundo punto es donde, por cable, podremos conectar otro equipo, y si la tarjeta de red soporta la velocidad máxima contratada, entonces nos llegarán los entre 300 y 310 megas de descarga -y subida, en caso de conexiones simétricas-.

Cómo conseguir 300 megas reales por WiFi

Esta misma función que cumple el PLC se puede conseguir con repetidores inalámbricos. Es decir, uno de ellos lo conectaríamos al puerto Gigabit Ethernet del punto de acceso, emitiendo con WiFi 802.11ac de doble banda, y el otro en el lugar a donde queramos llevar la conexión sin cables conectado al primero de la misma manera. Eso sí, de nuevo necesitaremos conexión por cable al segundo repetidor para que lleguen los 300 megas reales al ordenador, e igualmente aprovechando un puerto Gigabit Ethernet que soporte estos 300 megas.

En el caso de equipamientos de mayores prestaciones, también podemos ayudarnos un último tramo adicional. A partir del PLC o el repetidor WiFi, en lugar de concluir la instalación conectando el ordenador a uno de los puertos Gigabit Ethernet es posible, también, conectar un último router que reciba la señal por cable y la emita de forma inalámbrica, por WiFi, siguiendo los estándares anteriormente señalados.

Selección de routers para los 300 megas de Movistar

Normas