Mucho más inteligente
Nuevo Samsung Galaxy Note 7

Samsung Galaxy Note 7 y Note 5 ¿qué ha cambiado en la nueva generación?

La renovación de la gama Note de Samsung no sólo supone un 'salto numérico' en el que la sexta generación se pone a la altura de la séptima de los Galaxy S. Es decir, no sólo se ha pasado de Note 5 a Note 7 saltándose al 'Note 6' en este paso, sino que se han introducido gran cantidad de novedades que justifican las afirmaciones del fabricante apuntando a él como 'el teléfono más inteligente de la historia', de la suya propia. Aunque se mantienen las 5,7 pulgadas de diagonal de pantalla y el diseño es muy similar, en realidad, estamos ante un salto evolutivo realmente importante para la marca y el consumidor.

Un diseño similar en el Samsung Galaxy Note 7, pero que encierra una evolución tecnológica importante

Similar en sus dimensiones y formas, si revisamos el Samsung Galaxy Note 7 al detalle nos encontraremos con que la misma diagonal de 5,7 pulgadas de su pantalla, que se caracteriza de nuevo por la resolución QHD de 2560 x 1440 píxeles, no es igual. No lo es porque se ha trabajado sobre el panel para una mejor calidad y eficiencia energética, pero tampoco lo es porque ahora este panel ocupa un 78% de la superficie frontal, mientras que antes se quedaba en el 75,9%, y porque ahora viene protegida por el recubrimiento Corning Gorilla Glass 5, la siguiente generación a la que aprovechaba el Note 5, notablemente más resistente incluso a los impactos. Además, ahora el frontal viene también con pantalla curva, una curvatura que ya traía en la parte trasera y que mantiene igualmente.

Samsung Galaxy Note 7 y Note 5 ¿qué ha cambiado en la nueva generación?

Además de lo anterior, ahora es 0,3 milímetros más alto y 2,2 milímetros más estrecho. Otro aspecto interesante es que su cuerpo es 0,3 milímetros más grueso, pero se han perdido 2 gramos de peso. Y en el interior de este cuerpo, el mismo procesador de nueva generación del Samsung Galaxy S7, notablemente más potente, aunque manteniéndose en los 4 GB de memoria RAM y con 64 GB de memoria interna como única opción. ¿Por qué? Porque, 'a cambio', ahora se puede insertar una tarjeta micro SD de hasta 256 GB.

También se ha modificado la cámara, ahora con un sensor 4 megapíxeles inferior pero con una apertura f/1.7 frente a la f/1.9 anterior, y además con tecnología Dual Píxel de enfoque automático. En la frontal, de nuevo un sensor de 5 megapíxeles pero con la misma mejora en la apertura. Y por si esto fuera poco, se incluye además ahora sistema de carga rápida para una batería que ha crecido en 500 mAh con respecto a la generación anterior.

Dos puntos igual de interesantes son la seguridad biométrica, donde ahora el Samsung Galaxy Note 7 cuenta con reconocimiento de iris; y por otro lado, que se ha modificado la conectividad física en favor del USB Type C. Por último, también se ha introducido con esta nueva generación la resistencia al agua y el polvo según la certificación IP68.

Normas