Los se bajaron la serie en Torrent, objetivo de una campaña de phising
Los "piratas" que descargaron Juego de Tronos, víctimas de los hackers

Los "piratas" que descargaron Juego de Tronos, víctimas de los hackers

El ansia por tener algo... y tenerlo gratis puede haber costado mucho más que la suscripción necesaria para ver la última de las temporadas de Juego de Tronos. Como indican desde el portal Torrent Freak, un grupo de ciberdelicuentes ha tenido la habilidad de aprovechar este interés de los "piratas" de la serie en Internet y podrían haber sacado mucho provecho.

¿Quién roba a un ladrón...?

En concreto, como informa el portal antes mencionado, han obtenido las direcciones IP de aquellos que se conectaron para descargarse un archivo torrent, un protocolo extendido para compartir archivos y, no lo vamos a esconder, piratear contenidos de series y películas. Todos estos han empezado a recibir una carta supuestamente firmada por la productora de Juego de Tronos, la HBO, haciéndose pasar por los titulares de los derechos y en la que reclaman un pago por la vulneración de éstos últimos a la hora de descargar la serie.

El usuario, que probablemente se lleve un buen susto al tener esta carta en las manos, recibe en el mensaje el nombre del archivo que ha bajado a través de archivos torrent y se le solicita que se dirija a una web en la que deberá hacer el abono del pago por haber descargado el capítulo. Si este pago no se hace en 3 días, sentencian los delincuentes, amenazan con emprender acciones legales contra el usuario.

Un robo de guante blanco

Los "piratas" que descargaron Juego de Tronos, víctimas de los hackers

De momento, la reclamación está llegando a usuarios de EE.UU., Reino Unido y Australia, y Torrent Freak, tras ponerse en contacto con diferentes proveedores de servicios y algún que otro usuario afectado, se ha confirmado que era un caso de phising y que además, las cartas también estaban llegando en nombre del estudio y la distribuidora de la serie: Warner Bros y Lionsgate. Destacaron, finalmente, que era una campaña muy bien estudiada y ejecutada porque las cartas estaban redactadas y maquetadas de forma impecable, lo que hacía que los usuarios tuvieran mucho más difícil el detectar que se trataba de un fraude.

Es probable que aquellos que son activistas en la Red vean en este caso una justa venganza ante los muchos usuarios que descargan ilegalmente contenido de Internet. Y es que realmente, se ha dado la casualidad de que por querer tenerlo todo gratis, podrían haber probado algo de su propia medicina viendo como llegaban otros a robarles su dinero.

Normas