Internet en casa sin teléfono fijo ¿qué tarifas ofrecen los operadores?

Internet en casa sin teléfono fijo ¿qué tarifas ofrecen los operadores?

La mayoría de las ofertas de banda ancha fija incluyen una línea de voz fija que, teniendo una línea móvil, para muchos no es necesaria. Por lo general, los operadores incluyen en esta línea el servicio de llamadas de fijo a fijo nacional completamente gratuito y sin límites, pero en las más económicas no se incluye este bono. Y según estudios en el campo de las telecomunicaciones, más de la mitad de los consumidores suprimiría el servicio de voz fijo por la reducción correspondiente de su coste.

En las tarifas que desarrollamos a continuación, en algunos casos se utiliza la cobertura de redes móviles de última generación (4G LTE) por lo que no sólo es una buena opción para los que no quieren una línea fija, sino también para los que en su domicilio no tienen cobertura de fibra óptica, o incluso de ADSL.

Servicios de banda ancha para navegar por Internet en casa que no cuentan con teléfono fijo

Especialmente pensados para zonas en las que la cobertura de fibra óptica no alcanza, hay varios servicios que cumplen con las funciones de la banda ancha fija, pero a través de la banda ancha móvil. Son los servicios de '4G en casa', y los ofrecen tanto Amena y Orange como Vodafone. El primero de ellos, Amena, ofrece 40 GB de navegación a máxima velocidad cada mes por un coste de 29,95 euros al mes con el IVA ya incluido, y sin compromiso de permanencia. No tiene cuota de línea por prescindir del teléfono fijo, pero sí tiene un desembolso inicial de 59 euros por la compra del router 4G con WiFi, y el coste correspondiente al envío que es de 6 ó 9 euros.

Internet en casa sin teléfono fijo ¿qué tarifas ofrecen los operadores?

El servicio 4G en casa de Orange, sin embargo, tiene un precio de 34,95 euros al mes salvo el primer trimestre, con una promoción de 26,21 euros al mes y hay que incluir 18,15 euros como coste de alta del servicio y por el router 4G necesario para la conexión. Tiene la misma cobertura y velocidad de navegación en un máximo de 150 Mbps de descarga y 50 Mbps en subida, pero en este caso son 35 GB de navegación los que se ofrecen a máxima velocidad, y tampoco conlleva el pago de una cuota de línea como los servicios de banda ancha fija.

El servicio de Vodafone, con el mismo nombre, tiene un precio de 37,20 euros al mes durante los primeros seis meses con 30 Mb como velocidad máxima en descarga y un máximo de 3 Mb en subida. Además de esto incluye una línea móvil con 1 GB para navegar por Internet y llamadas gratis a fijos nacionales, con un bono de 350 minutos al mes para llamadas a móviles nacionales. En esta tarifa, con el precio anterior con cuota de línea ya incluida, la línea fija se incorporó posteriormente a su lanzamiento original.

Internet en casa sin teléfono fijo ¿qué tarifas ofrecen los operadores?

Fibra óptica o ADSL sin línea fija y con posibilidad de añadir líneas móviles en un servicio convergente

Por último hay otras dos opciones, y una de ellas es el popular ADSL sin teléfono fijo de Pepephone. En este caso sí estamos ante una tarifa de banda ancha fija basada en par de cobre que tiene un coste mensual de 23,6 euros con cuota de línea e IVA ya incluidos. En este caso, la velocidad máxima de descarga es de 20 Mb y como la tarifa que ofrece Vodafone tampoco tiene límite de descarga ni de subida, sino que es una tarifa plana real. Y se puede también combinar con líneas móviles.

La última es la de Eroski, con una velocidad máxima de 10 o 20 Mbps y una conexión basada en fibra óptica o ADSl en función de la cobertura. En este caso no hay cuota de línea en el precio de 25 euros al mes con IVA incluido, pero hay que sumar un gasto inicial de 29,90 euros por el router WiFi que se incluye en el servicio de instalación. Además, se impone una permanencia de un año. Ahora bien, a diferencia de sus competidores, en este caso se ofrece la tecnología ADSL2+ cuando no hay cobertura de fibra óptica, de forma que igualmente se pueden alcanzar los 20 Mbps como velocidad máxima teórica, aunque con unas prestaciones diferentes en términos de latencia, por ejemplo.

Normas