Ya puedes controlar qué hace tu hijo en Tinder

Ya puedes controlar qué hace tu hijo en Tinder

La red social Tinder, o más bien red de contactos, que en más de una ocasión ha sido catalogada de 'mercado de carne' por expertos en comunicación y relaciones sociales, permite el registro a usuarios desde los 13 años de edad en adelante. De hecho, según sus estadísticas los usuarios de entre 13 y 17 años, menores de edad en cualquiera de los casos, suponen un 7% de la 'población' registrada en Tinder. Y hasta ahora, los padres no tenían forma de controlar qué uso hacen sus hijos, menores de edad, de esta aplicación.

TeenSafe está diseñado para controlar el uso que hace nuestro hijo menor de edad de su teléfono inteligente y la conexión a Internet

TeenSafe, que es un programa de control parental diseñado para la vigilancia de la actividad online de sus hijos, ahora se ha actualizado para permitir la revisión de la actividad en Tinder. Este programa permite la supervisión del teléfono inteligente del menor, y hasta ahora había habilitado sus funciones para el control sobre aplicaciones como WhatsApp, KiK, el historial de búsquedas y navegación de Internet, y los contactos guardados en la agenda de su teléfono inteligente. Pero ahora, además permite también la supervisión de Tinder.

Ya puedes controlar qué hace tu hijo en Tinder

Las nuevas opciones habilitadas para la supervisión del perfil en Tinder, que están activas desde este viernes, permiten acceder al perfil completo del menor para ver toda la información que muestra de forma pública, así como ver los contactos con los que mantiene conversaciones privadas, y en último lugar incluso revisar el contenido de estas conversaciones. Es decir, exactamente lo mismo que hasta ahora se permitía en WhatsApp, aunque para esta aplicación de mensajería instantánea las opciones estaban habilitadas únicamente en dispositivos iPhone.

Con este movimiento, evidentemente se trata de prestar a los padres una herramienta útil para controlar que las conversaciones de sus hijos en las redes sociales no entrañen riesgos. Y es que, aunque en la red social Tinder hay perfiles perfectamente reales, válidos y lícitos, también hay quienes se hacen pasar por menores para conseguir tener citas con jóvenes y conversaciones o contenidos subidos de tono.

Normas