IE Business School y Esade, las escuelas con más repercusión

Los ejecutivos buscan su máster en Twitter y Linkedin

Hay que amoldar el mensaje a las características de cada red

Las nuevas plataformas son indispensables para diferenciarse de otros centros docentes

Los ejecutivos buscan su máster en Twitter y Linkedin
ThinkStock

Cada vez es mayor la cantidad de ejecutivos que amplía su formación en una escuela de negocios. Además, el número de estos centros educativos ha ido en aumento en los últimos años. En la lucha por ser el centro elegido por los alumnos para continuar con sus estudios, combaten factores como el prestigio, la antigüedad o la variedad de másteres ofertados. Pero también otros, como los canales de captación y fidelización con los que cuentan estas escuelas. Para este fin, las redes sociales se convierten en un importante aliado, y son una de las herramientas encargadas de marcar la diferencia entre unas y otras instituciones.

Por esta razón, una amplia mayoría de las escuelas de negocio ha decidido tener presencia en la red a través de estas plataformas, según datos del segundo estudio sobre la presencia de las escuelas de negocio en las redes sociales, llevado a cabo por Marketalia y Portal MBA. En total, de las 70 escuelas más importantes en España, el 82% utiliza estas herramientas. “Son muy útiles para captar estudiantes potenciales, pero también para comunicarse con los alumnos antiguos y los que están matriculados”, explica Carlos Saldaña, director de marketing de IE Business School, la escuela de negocios que más seguidores tiene en la red, sumando las cuentas de todos los perfiles. Más de 200.000 usuarios, según el citado informe. “Nos permiten tener una comunicación bidireccional con una interacción real, llegar a un público amplísimo y fragmentar los mensajes, amoldándolos al perfil al que nos dirigimos”, comenta Saldaña. “Además de generar comunidad y orgullo de pertenencia a la institución”, señala Christian Mestres, director de imagen corporativa de Esade, otra de las escuelas con mayor posicionamiento en la red, con más de 120.000 seguidores.

  • Cada una tiene su utilidad

De todas las herramientas de la nube, por orden de actividad, Twitter se encuentra en primera posición, con un 77% de utilización. Le sigue Facebook, con un 71% y Linkedin y Youtube, que empatan con un 66% de actividad. “Pero esto no significa que unas sean mejores que otras”, apunta Saldaña, ya que cada una de las plataformas se ciñe mejor a cada situación concreta. “Twitter es, por ejemplo, la más adecuada para publicar la celebración de eventos o cómo se están desarrollando a tiempo real, por eso tiene mayor actividad. Pero por el perfil de nuestros seguidores y los contenidos que tratamos, la herramienta que mejor se ajusta a nuestra escuela es el Linkedin”, afirma este ejecutivo. Algo obvio, ya que esta red se dedica plenamente al ámbito profesional y académico, y son este tipo de publicaciones las que conforman el grueso de los contenidos compartidos por las escuelas de negocios. Así, según el citado informe, estas instituciones difunden información sobre los másteres y los cursos que ofrecen, sobre sus promociones y becas, eventos de alumnos y profesorado y noticias relacionadas con el sector laboral de interés para sus alumnos. “Con ellas focalizamos más en compartir conocimiento a partir de nuestros docentes e investigadores, así como de la actividad en forma de foros y conferencias que generamos”, en palabras de Mestres.

Constancia antes que cantidad

Un importante porcentaje de los usuarios, el 42% según el informe de Marketalia y Portal MBA, espera recibir una respuesta en un máximo de una hora tras entrar en contacto con una marca en Twitter.

Esta cifra es extrapolable también a las escuelas de negocio. “De nada sirve tener muchos seguidores si no se crea una interacción real”, explica Carlos Saldaña, del IE Business School.

Además de responder las demandas, los perfiles de estas instituciones también deben ser constantes en sus publicaciones. Una marca puede perder confianza si su perfil digital está abandonado, por lo que antes de registrar la escuela en las redes, es necesario contar con una estrategia que se mantenga. Según el estudio, las escuelas publican entre uno y dos post diarios y tienen un nivel de interacción que aún es bajo (0,90%), cifra a mejorar.

Sin embargo, pese a las ventajas de Linkedin, esta red social también presenta un inconveniente, y es la seriedad que se le atribuye, ya que es una herramienta meramente profesional. Twitter y Facebook, al contrario, son redes mucho más heterogéneas y abiertas, por lo que permiten la publicación de otro tipo de contenidos, más allá de los puramente laborales. Por esta razón, el tono que se utiliza es mucho más informal, buscando un acercamiento con los alumnos y futuros estudiantes.

Según el informe de Marketalia, en torno al 88% de las escuelas presentes en Twitter y Facebook se comunican por estas redes de forma relajada y distendida. Y esta es una de las claves, tal y como explica Saldaña. “Saber cómo utilizar cada una de ellas, dependiendo del grado de formalidad, de ser más o menos directo, o del formato del contenido”. Precisamente este es uno de los mayores errores que cometen estos centros docentes, ya que muchos de ellos reproducen el mismo mensaje en todos sus perfiles, algo que debe evitarse, porque “cada canal tiene su público y sus características específicas”, alega Christian Mestres.