El auge de la impresión 3D parece imparable
Impresoras 3D asequibles para todos los bolsillos

Impresoras 3D asequibles para todos los bolsillos

La impresión 3D es una de las tendencias que pronto se va a instaurar en muchos hogares. Y es que permite desde nuestro propio ordenador personal crear objetos, más o menos complejos, que nos permiten llevar a la realidad cualquier diseño que tengamos en mente o que nos descarguemos de Internet.

Es posible que muchos piensen que es algo que no puede llevarse a cabo sin dejarse por el camino varios cientos de euros pero, realmente, una impresora 3D doméstica no tiene un coste tan alto y ya hay varias opciones "low cost" que no dejan de tener una gran calidad.

Peachy Printer

Lanzada su campaña de financiación en KickStarter hace ya dos años, están a punto de llegar al mercado los primeros modelos comerciales que se venderán al precio tan interesante como de 100 dólares. Los primeros que las reserven la tendrán a finales de año y su funcionamiento es algo peculiar. Utiliza resinas de diferentes colores que metemos en una especie de botella con agua y el láser se encarga de dar forma a esta resina. El resultado son piezas espectaculares pero realmente pequeñas y frágiles, por lo que el uso se recomienda sólo como divertimento.

Q3D OneUp

Subimos un peldaño y ya en el rango de los 200 euros encontramos este dispositivo ya mucho más completo y versátil. Nos llegará desmontada y habrá que ensamblarla pero vale la pena porque al final contaremos con una impresora 3D que podremos ampliar posteriormente para crear objetos más grandes por 79 dólares.

M3D Micro

Entramos ya en una de 349 dólares pero que ya viene lista para conectar y funcionar. En varios colores, negro, plateado, naranja, azul y verde, tiene también la posibilidad de comprar filamentos de varios colores a un precio de 13 dólares el "cartucho".

Folger Tech Kossel 2020

Con este nombre puede llegar a asustar pero lo cierto es que es la primera de un precio contenido, 350 dólares, que permite crear objetos más grandes que cualquiera de las anteriores de serie. Es posible crear objetos de hasta 13 centímetros de ancho por 21 cm de alto. De nuevo, como algunas de las anteriores, hay que montarla desde cero y ocupa bastante espacio, como es posible suponer, por lo que no es apta para los que no son "manitas".

BQ Prusa

No podemos olvidarnos de una empresa española que tiene una propuesta que quizás se sube algo de precio, 499,90 euros pero que es una de las opciones más interesantes en España. La BQ Prusa es una impresora 3D profesional pero, a pesar del coste, asequible para muchos bolsillos.

Normas