Detalles de cada uno de los estándarse de las conexiones inlámbricas
Wi-Fi b, g, n y ac ¿qué significa y por qué es importante para mejorar la red inalámbrica de tu casa o negocio?

Wi-Fi b, g, n y ac ¿qué significa y por qué es importante para mejorar la red inalámbrica de tu casa o negocio?

El Wi-Fi, esa conexión que este verano seguro que muchos buscarán incansablemente para ahorrar esos megas tan preciados de nuestra conexión, es también un estándar que se ha instaurado en nuestras casas y casi por cualquier rincón. Sin embargo, aunque todo es WiFi, no todas las conexiones son iguales y en los ya más de 15 años que tiene esta tecnología desde que arrancara con su primera versión, la "a" en 1999, ha cambiado mucho las cosas.

Wi-Fi, en realidad, es una marca de la Wi-Fi Alliance, la organización comercial que adopta, prueba y certifica que los equipos cumplen las normas 802.11 relacionados a redes inalámbricas de área local. Hasta ahora, las versiones que se han lanzado son:

.- a (1999)
.- b (1999)

.- g (2003)
.- n (2009)
.- ac (2013)

En realidad estamos hablando que todas son evoluciones y, en todo caso, es un desarrollo acumulativo. Es decir, siempre la nueva versión está basada en la anterior y es compatible con todos los dispositivos que la tienen - de ahí que cada vez se hagan más largas las fichas técnicas de los terminales en este sentido -. 

Velocidad máxima que podemos obtener en cada una

Los estándares b, g y n funcionan sobre la banda de 2.4 GHz, que está disponible casi universalmente en cualquier país para esta tecnología, con unas velocidad de hasta 11 Mbit/s, 54 Mbit/s,  y 300 Mbit/s - aunque algunas evoluciones lo han subido hasta 600 Mbit/s , respectivamente.

Por su parte, en la actualidad, ya tenemos el estándar "ac", que complementa al "n" y opera en la banda de 5 Ghz y aunque tiene un menor alcance que los anteriores - dado que la frecuencia es mayor - disfruta de una mayor eficacia dado que sus canales están más "limpios" dado que no hay otras tecnologías que la estén utilizando, lo que evita interferencias. Ofrece velocidades de hasta 1,3 Gpbs, con medias de 1 Gpbs.

¿Y esto porqué debe preocuparme si tengo 300 Mb de conexión?

Si contamos con una conexión de Fibra Óptica de 300 Mb es raro, por no decir que imposible, que tengamos un router que no sea "ac" - y un ADSL es raro que alcance más de los 50 Mbps pero no podemos olvidarnos de la posibilidad del VDSL y otras conexiones "alternativas" de banda ancha . Sin embargo, si podemos tener un repetidor o un "bridge", otro router que sirva para ampliar la señal, con versiones anteriores - sobre todo si montamos una red inalámbrica, como ya comentamos, aprovechando routers viejos o que han sobrado en algún sitio -. Habrá que tener en cuenta, por tanto, lo antiguos que son. Por otra parte, si utilizamos un ordenador, móvil o tablet con esta conexión en lugar de uno que cuente ya con WiFi n o ac, se producirá un cuello de botella ya que no podremos llegar a más de 54 Mpbs. 

Por otra parte, hay que recordar que cuando tenemos un punto de acceso Wi-Fi doméstico, lo que se hace es compartir el ancho de banda entre los usuarios que están conectados. De ahí que si en lugar de tener un router n o ac tenemos conectado uno más antiguo, además del cuello de botella, tendremos que repartir esa pobre conexión entre los usuarios que estén conectados. 

Normas