Con ellos obtendrás resultados adecuados en tus grabaciones
Grabando con un teléfono

Consejos básicos para grabar vídeos con tu dispositivo móvil

Las cámaras de los teléfonos y tablets actuales sirven para algo más que hacer fotos. Estas permiten realizar grabaciones que, posteriormente, se pueden compartir en las redes sociales o enviar a conocidos para que vean exactamente el lugar en el que se está o si hay algo especial que merece la pena ser conocido por un vídeo.

El uso puede ser tanto personal como profesional y, lo cierto, es que debido a las aplicaciones que se integran en los diferentes terminales móviles conseguir grabar un vídeo es algo que no resulta especialmente complicado. Eso sí, siempre hay algunos consejos que se pueden tener en cuenta para que los resultados sean lo más satisfactorios posible y que no existan desagradables sorpresas.

Consejos básicos

Pues sí, las recomendaciones que vamos a indicar no son complicadas y son una guía rápida de lo que se debe tener en cuenta a la hora de grabar un vídeo. Por lo tanto, no hablaremos de opciones de calidad de imagen, por poner un ejemplo, pero sí de lo que se debe evitar hacer o lo que sí es muy bueno realizar cuando se inicia una grabación.

Teléfono móvil con la aplicación Cámara

Por ejemplo, es muy recomendable que los vídeos que se graben se hagan con el terminal sujetado en forma apaisada. Esto permite aprovechar al máximo el sensor del dispositivo móvil y, posteriormente, el de la pantalla externa en el que se reproducirá. Por cierto, algunos modelos no rotan la orientación de la grabación una vez comenzada, por lo que esto no es precisamente una solución.

Otro consejo que se debe tener muy presente es uno que parece muy obvio, pero que a más de un usuario le ha generado un problema a posteriori: no tapar el micrófono. Para conseguir esto lo primero es localizar dónde está integrado en el terminal móvil y de esta forma tenerlo en cuenta a la hora de sujetar el teléfono o tablet para grabar.

Por cierto, que si el día es muy ventoso, entonces sí que es una muy buena idea el tapar el micrófono para que el sonido del viento no arruine una grabación (posteriormente es posible editar esto con música si así se desea).

Otro consejo es tener cuidado con la respiración que se tiene cuando se graba un vídeo. Si esta está muy acelerada, generalmente se nota en el resultado final. Evidentemente en vídeos deportivos esto es complicado, por lo que es importante intentar estar lo más alejado del micrófono en estos momentos.

Opciones adicionales

La primera es indicar que no hay que tener miedo a los ajustes que ofrece la aplicación Cámara, ya que en ellos se encuentran muchas veces soluciones a problemas que se tienen. Se debe explorar todas las posibilidades y probarlas, como por ejemplo el grabar vídeos a cámara lenta o aumentar -o reducir- la resolución a utilizar para que combine perfectamente el vídeo con la calidad de nuestro televisor.

Ajustes grabación de la cámara

Y, para finalizar, justo algo respecto a la resolución. Los nuevos terminales móviles son capaces de grabar con calidad 4K. Esto es algo que se debe aprovechar, siempre teniendo en cuenta que los vídeos resultantes ocuparán mucho espacio. Pero hay algo más aquí: para conseguir una calidad tan elevada algunas opciones de corrección se eliminan al grabar de esta forma, como por ejemplo el suavizado de las imágenes y la estabilización óptica -si es que el terminal la ofrece-. Así, se puede conseguir un resultado final de gran calidad pero con excesivo movimiento.

Esto sucede en modelos de generaciones tempranas que permiten grabar en 4K, por lo que la mejor forma de saber si esto ocurre es hacer una prueba y visualizar los resultados antes de nada.

Normas