Así se podrá conocer qué es lo que le está ocurriendo
Teléfono que no enciende

Consejos para comprobar a qué se debe que un teléfono no encienda

En alguna ocasión el teléfono o tablet que se tiene se ha quedado con la pantalla apagada y, por lo tanto, la sensación que se tiene en un primer momento es que está roto o que simplemente no responde. Es posible que esto sea así, pero puede pasar que simplemente el sistema operativo se ha quedado en un bucle infinito y no responde. Te ayudamos a determinar qué es lo que le pasa a tu dispositivo móvil si te ocurre lo que hemos comentado.

En alguna ocasión las noticias no serán muy positivas y puede que no te quede más remedio que recurrir al servicio técnico, pero en otras hay posibles soluciones que se pueden intentar y, quizá, arreglar el desaguisado. Pero, lo más importante, es poder determinar si lo que está pasando es algo puntual o, por el contrario, más serio de lo que gustaría.

Cosas que se pueden comprobar si tu teléfono no enciende

Una de las cosas que suelen ocurrir es que la pantalla del teléfono o tablet se queda en negro y no reacciona… al menos eso es lo que parece. Si esto te ocurre y tienes el teléfono encendido, hay una forma de determinar si es grave lo que está pasando: pulsa el botón de Encendido de forma continuada para que este se apague (notarás una pequeña vibración).

Ahora, pulsa de nuevo el mismo botón para encender de nuevo el dispositivo y, si esto ocurre, lo que ha pasado es un mal funcionamiento de los controladores de la tarjeta gráfica (GPU), que se soluciona de forma sencilla al reiniciar el equipo.

Siguiendo con el apartado de la pantalla, es posible que al encender el terminal en algún momento durante el “arranque” esta se quede mostrando el logotipo del terminal en cuestión y no va más allá. Esto se denomina “bootloop” y sucede en algunas ocasiones (en especial si se instalan ROMs no oficiales).

Batería que no funciona

Esto si es grave en general, ya que es necesario entrar en el conocido como Modo Recovery para realizar algunas acciones complicadas e, incluso, el dispositivo ha “muerto” de forma definitiva. Sea cual sea el caso, lo recomendable es llevar el teléfono o tablet al servicio técnico.

Otras posibilidades

Que deje de responder un teléfono móvil (o tablet) puede deberse a la batería. Esta es posible que no esté funcionando de forma correcta ya sea por una mala colocación -esto sólo ocurre en modelos en los que se tiene acceso a ella- o simplemente que esta ya no funciona más.

Para comprobarlo se puede revisar el componente, ya que generalmente cuando esto ocurre esta se deforma -normalmente hinchándose-. Si no puede ver esto, la mejor forma de comprobar el estado de la batería es enchufar el cable de corriente y revisar si el dispositivo reacciona. Si no es así, hay que cambiar la batería.

También puede pasar que el terminal no encienda de forma puntual (una veces sí y otras no). Si esto es lo que te está pasando, el problema generalmente es debido a que el sistema operativo está corrupto y no se ejecuta con normalidad.

Teléfono sumergido en agua

En este caso, lo ideal es proceder a su instalación (siempre antes haciendo una copia de seguridad de tus datos ya que los perderás). Hacer esto es diferente en cada marca y modelo, pero generalmente hay un apartado denominado Restablecer de fábrica. Es el que se tiene que utilizar.

Para finalizar, algo que suena obvio pero que es importante: si el teléfono o tablet se ha mojado, nunca lo enciendas rápidamente, ya que se puede producir un cortocircuito y estropearse de forma definitiva. Lo que debes hacer es esperar a que se seque y utilizar alguna ayuda adicional que absorba la humedad, como por ejemplo el arroz. Normalmente algo dejará de funcionar de forma correcta, pero es posible que el terminal en cuestión “vuelva a la vida” (otros consejos en este enlace).

Normas
Entra en El País para participar