Una memoria USB externa es capaz de destruir los componentes internos de un ordenador
Killer USB, el pendrive capaz de destruir un ordenador

Killer USB, el pendrive capaz de destruir un ordenador

Han sido ya varios veces las que nos han llegado casos en los hemos podido ver como un teléfono móvil explotaba o salía ardiendo estando en reposo o simplemente cargando reposadamente. Causas extrañas han provocado estas situaciones poco agradables que incluso han podido provocar daños humanos y no sólo materiales.

Pues bien, ahora nos llega el caso de un ordenador que es destruido mediante una memoria USB externa. Es cierto que este tipo de utensilios siempre dan mal que hablar de ellos por unas cosas u otras, pero lo cierto es que ahora la gravedad del asunto cambia por completo.

Según la fuente, un investigador informático ruso ha creado una memoria USB externa o más comúnmente llamado pendrive que es capaz de destruir todos los elementos internos de un ordenador con el simple hecho de conectarla a través del puerto USB del mismo, gracias a la corriente eléctrica y a los componentes manipulados que contiene el pendrive.

Este investigador, que se hace pasar por el alias Dark Purple, ha sido capaz de fabricar este peligroso pendrive a partir de numerosos circuitos de origen chino y la posterior manipulación del voltaje negativo suministrado mediante corriente continua a través del USB. De esta manera, el pendrive o “Killer USB”, que es como se ha comenzado a llamar, destruye los componentes internos de un ordenador portátil en el momento de conectarlo al equipo.

Killer USB, el pendrive capaz de destruir un ordenador

Parece que la idea de crear semejante artefacto surge a raíz de una historia que el propio Dark Purple había escuchado sobre un hombre que encontró un día en el metro una memoria USB con el número 128 escrito y que cuando llegó a casa y la conectó a su ordenador, fue testigo de como la mitad de su ordenador salía ardiendo. El hombre, entendió la cifra escrita en el propio pendrive como el número de víctimas de la memoria USB y procedía a escribir en ella el número 129.

No obstante, el investigador informático ha declarado que no ha fabricado el pendrive con intención de hacer un uso malintencionado ya que es totalmente consciente de los daños que puede provocar en cualquier dispositivo que se conecte.

La técnica usada para la fabricación de este Killer USB, ya es conocida, puesto que se basa en la corriente eléctrica para aumentar la temperatura hasta tal punto que el dispositivo entre en combustión como ya han publicado en otras ocasiones algunos estudios.

.

 

Normas