Estos radares utilizan una tecnología basada en ondas de radio que detectan hasta la respiración humana
La Policía en EE.UU. dispone de un radar que permite ver tras las paredes

La Policía en EE.UU. dispone de un radar que permite ver tras las paredes

Todo indica que en numerosos estados de los Estados Unidos, las fuerzas del orden han podido estar utilizando desde hace más de dos años sin previo aviso a los tribunales y con especial secretismo, unos radares que les permiten detectar a las personas que hay en el interior de una casa.

Se trata de una tecnología que plantea diversas cuestiones legales y de privacidad, ya que la Corte Suprema de los Estados Unidos ha confirmado que las fuerzas del orden no pueden usar este tipo de sensores de alta tecnología que son capaces de saber si hay alguien en una casa y donde está sin pedir previamente una orden de registro.

Los radares funcionan como detectores de movimiento, mediante ondas de radio perfectamente sintonizadas que son capaces de detectar movimientos tan leves como la respiración humana desde una distancia de 15 metros. Por lo tanto permiten detectar si hay alguien dentro de una casa, donde se encuentra exactamente y si está en movimiento o no.

Según los funcionarios federales, afirman que la información que da este tipo de dispositivos en muy importante a la hora de la seguridad en intervenciones en la que hay que asaltar edificios o rescatar a rehenes. Pero por su parte los defensores de la privacidad y los jueces han expresado su preocupación debido a que las fuerzas del orden podrían estar usando este tipo de radares sin el debido consentimiento.

Esto ha generado una polémica a raíz de que el pasado mes de diciembre, un tribunal federal de Denver, descubriese que algunos agente habían hecho uso de estos radares antes de entrar en una casa para detener a un hombre que estaba siendo buscado por violar su libertad condicional. Entonces fue cuando los jueces alertaron del uso de los agentes de esta nueva tecnología sin tener una orden previa de registro, lo cual, plantea graves cuestiones legales.

Por lo tanto, el debate está en el aire y aunque los agentes federales se agarran a la idea de que el radar, a pesar de detectar el más mínimo movimiento dentro de una casa a través de sus paredes, únicamente emite unas ondas que verifican la presencia de personas y sus movimientos, en ningún caso muestran una imagen de lo que está sucediendo en el interior,  no están incurriendo en ningún tipo de ilegalidad.

Pero por otro lado, los defensores de la privacidad se ciñen a que la Constitución prohíbe en general escanear el interior de una casa al menos que tengan una orden judicial.

Sin duda, que a estos radares se les puede sacar mucho partido ya pueden ayudar en determinadas labores sobre todo a la hora de rescatar rehenes o personas sepultadas en alguna catástrofe, pero desde el gobierno se pretende controlar para que el uso de estas tecnologías sea de forma debida.

Normas