El procesador de este terminal será un modelo de cuatro núcleos
Logotipo de Xiaomi

Xiaomi prepara un teléfono compatible con 4G y que costará menos de 55 euros

La compañía China Xiaomi que está dirigida por Hugo Barra (directivo que antes estaba en Google), es una de las más activas y sorprendentes del mercado desde ya hace un tiempo. Y, de nuevo, ha conseguido llamar la atención ya que está preparando un teléfono que tendrá un precio sorprendente de menos de 55 euros y compatibilidad con redes 4G.

El terminal en cuestión ya ha conseguido la certificación necesaria en la entidad TENAA de China, por lo que hablamos de un modelo que no tardará mucho en ser presentado y que ha finalizado por completo tanto su diseño estructural como el de los componentes que integra. Y, lo cierto, es que se incluyen algunas sorpresas interesantes.

En su afán por explorar nuevas posibilidades (y confirmando que sus relaciones con MediaTek no son las mejores), el procesador elegido es un Leadcore LC1860m de fabricación propia. El caso es que este componente tiene cuatro núcleos en su interior y funciona a una frecuencia de 1,6 GHz. Habrá que ver el rendimiento que ofrece, pero lo cierto es que permite a Xiaomi lanzar al mercado terminales que se pueden considerar como “low cost”. En cuanto a la RAM, esta será de 1 GB, por lo que es más que suficiente para gestionar el sistema operativo Android 4.4.4 (con interfaz personalizada MIUI).

Logotipo y marca de Xiaomi

Un modelo sencillo, pero al que no le falta nada

El caso es que es obvio que este terminal está destinado a la gama de entrada, pero por ello no hay que pensar que no tiene validez para ser utilizado sin problemas en el día a día. Otro ejemplo de esto es que su pantalla es de 4,7 pulgadas con calidad a 720p (que hasta no hace mucho era habitual en la gama media/alta en los teléfonos con Android). Además, su cámara principal tiene un sensor de 8 megapíxeles y la frontal de 2 Mpx.

Finalmente, otros detalles que se han conocido gracias a la entidad de certificación china es que el almacenamiento interno es de 8 GB (se incluye ranura para tarjetas microSD) y que su grosor es de sólo 9,2 pulgadas, por lo que es de esperar un diseño que no desentone, pero siempre con carcasa de plástico. Por cierto, que su peso se queda en los 134 gramos.

Lo cierto es que con terminales como este que prepara Xiaomi -que no tiene fecha de puesta a la venta oficial- queda claro que el mercado de los dispositivos móviles cada vez mira más a Asia, ya que las compañías de ese continente ponen en juego modelos cada vez más atractivos en lo referente a la relación calidad/precio. Y, este que se ha conocido, es casi imbatible.

Normas
Entra en El País para participar