Es posible mantener el anonimato cuando navegamos en la Red
Cómo navegar en internet sin dejar rastro y de forma anónima

Cómo navegar en internet sin dejar rastro y de forma anónima

La privacidad es quizás uno de los términos que más se ha utilizado en este 2014 que se nos acaba por momentos. Los escándalos de la NSA americana y otras agencias de inteligencia que han admitido que espían sin pudor a los ciudadanos preocupa a muchos usuarios de Internet que quieren proteger sus comunicaciones a toda cosa.

Los navegadores cuentan con una opción para activar una "navegación segura", pero no es ni de lejos suficiente para lograr el ansiado anonimato en Internet. Como indican desde WhoIsHostingThis.com en una interesante infografía, cuando nos conectamos desde cualquier dispositivo, sea ordenador, smartphone o tablet, éste envía una petición a nuestro proveedor de Internet. Este recibe los datos entre los que se incluyen las páginas visitadas y nuestra localización, algo que también reconoce el firewall que tenemos instalado o que está presente en alguno de los elementos de la red, así como la web de destino registra nuestra IP antes de enviar de vuelta los datos a nuestro dispostiivo.

Esta IP es la huella digital que todos tenemos y que puede ser registrada por cualquiera para conocer nuestras andanzas en el mundo cibernético. La pregunta es ¿podemos guardarla como llevamos el DNI en la cartera para sólo enseñárselo a quien queramos? Es relativamente posible.

- Utilizar un Proxy

Muchas veces habréis visto esta palabra en la configuración de vuestra conexión que suele estar en "automático". En Internet hay miles de servicios que nos aportan un Proxy, que no es sino un servidor al que nos conectaremos antes de salir a Internet y que enmascarará nuestra IP con la suya, e incluso con alguna ficticia, lo que permitirá que también se oculte nuestra localización. Esto permite, entre otras cosas, acceder a contenidos y servicios vetados en nuestro país.

La contrapartida es la pérdida de seguridad ya que se estos proxies caen en manos de hackers o delincuentes, puede comprometerse nuestra seguridad. Lo mejor, como casi siempre, utilizar algún servicio de pago y con garantías.

- Utilizar una VPN (Virtual Private Network)

Una VPN no deja de ser un proxy especial que, además, encripta nuestras comunicaciones en lo que se llama un "tunel". Es decir, este servicio que hay tanto gratuito como de pago, recomendado, hace que desde el momento que nos conectamos, todo lo que sale de nuestro terminal y llega a el está encriptado, por lo que incluso si alguien intercepta nuestros datos, no podría descifrarlos.

- Utilizar Tor, I2P y redes similares

Las redes anónimas como Tor o el proyecto español I2P (Internet Invisible) son otra alternativa para navegar de forma seguro en Internet. Su diferencia con las VPN es que envían nuestros datos por una red de ordenadores que cambia cada poco tiempo, haciendo muy difícil rastrear la IP original de nuestro ordenador ya que, además, los datos son encriptados cada vez que cambia la ruta.

Lo bueno de esta opción es que es gratuita y de mucha confianza, la pega es que hay que utilizar sus propias herramientas como navegadores y clientes de correo para usar sus servicios.

Normas