Uno de los fallos existentes sería el del sobrecalentamiento
Qualcomm Snapdragon

El Samsung Galaxy S6 podría retrasarse debido a problemas con su procesador

Si eres de los que estás esperando la llegada del Samsung Galaxy S6 es posible que tengas que esperar un poco más de lo previsto (todo apuntaba a que su lanzamiento se produciría en el Mobile World Congress del año 2015). Y, la razón para que esto sea así es que uno de sus componentes esenciales, como es el procesador, estaría dando problemas de funcionamiento.

El modelo elegido por la compañía coreana, al menos para una parte de sus futuros teléfonos, es el Snapdragon 810 de Qualcomm. Este es un SoC del que se espera un gran rendimiento, además de incorporar compatibilidad con arquitectura de 64 bits, algo que se antoja esencial ahora que Android Lollipop es compatible. Pues bien, parece que este componente en las pruebas que se están realizando está teniendo problemas de sobrecalentamiento al utilizar ciertos voltajes, lo que penaliza su funcionamiento.

Pero, además, también la tarjeta gráfica (GPU) que integra no está funcionando como debería, lo que sería debido a los controladores que utiliza. En este caso, lo que ocurre es que al generar imágenes, en especial las que utilizan tres dimensiones, estas no irían todo lo fluidas que se esperaba. Por lo tanto, parece claro que Qualcomm tiene trabajo por hacer, y los lanzamientos de los terminales con procesador Snapdragon 810 se retrasarían (aparte del Samsung Galaxy S6, también se cree que el LG G4 sería de la partida).

Snapdragon de Qualcomm

Posibles soluciones

La más evidente es esperar a que el fabricante de procesadores encuentre las soluciones correspondientes, lo que traería consigo un retraso ya que por este motivo no se está produciendo en masa el SoC. La otra posibilidad es utilizar en todas las variantes del Samsung Galaxy S6 un procesador Exynos 7430 de fabricación propia -que también es compatible con arquitectura de 64 bits-. Esto es menos viable, ya que no creemos que las líneas de producción de la compañía coreana estuvieran dimensionadas para producir una cantidad tan grande como la que se necesitaría.

En definitiva, es que parece que es muy posible que el Samsung Galaxy S6 llegue con algo de retraso y, en este caso, el problema no sería del fabricante, sino del suministrador de procesadores. De todas formas, si los diseñadores de Qualcomm se dan prisa, todavía se está a tiempo de llegar al evento antes mencionado que se celebrará en Barcelona.

Normas