Un ejemplo de estas es que el sensor de la cámara es de Sony
Note 4 abierto

Descubre las sorpresas que existen al desmontar el Samsung Galaxy Note 4

En lo básico, se conoce el hardware que tiene en su interior el Samsung Galaxy Note 4, pero se ha desmontado pieza por pieza este phablet y, como era de esperar, hay algunas sorpresas interesantes en su proceso de fabricación y también en los componentes que este modelo incluye. Te comentamos lo que creemos que resulta lo más llamativo.

Quizá uno de los detalles más interesantes es el sensor de la cámara que incluye este nuevo dispositivo, que tiene una resolución de 16 megapíxeles. Este, curiosamente, no está fabricado por la propia Samsung, algo que puede ser llamativo, en especial si se tiene en cuenta que esta compañía dispone de fábricas para ello. Concretamente, el modelo elegido es un Sony IMX240 (por lo que se da un paso hacia atrás, ya que se vuelve a utilizar una pieza del mismo fabricante elegido para los modelos anteriores al Samsung Galaxy S5, que sí integraba un sensor ISOCELL de Samsung -parece que ciertos problemas de fabricación pueden estar detrás de esta decisión-). Eso sí, con la elección de un componente de Sony se va “sobre seguro”, ya que la calidad de sus componentes está fuera de toda duda.

Algunos detalles interesantes de este sensor son que es 1/2.6, por lo que es bastante largo si se compara con otros modelos de gama alta (se calcula que un 15%). Además, hay que indicar que el tamaño de cada pixel es de 1,1 micrones. El resultado de las fotos que se hacen con el Samsung Galaxy Note 4 demuestran que este componente es muy solvente y que ofrece una calidad más que respetable.

Un buen trabajo de ingeniería

Al comprobar cómo es en su interior el Samsung Galaxy Note 4, una de las cosas que son claras es que el proceso de diseño es realmente bueno, ya que se salva sin problemas el espacio destinado para el S Pen sin que se tengan que prescindir de componentes potentes, lo que también es posible por las dimensiones que tiene el phablet debido a su pantalla de 5,7 pulgadas.

Aparte, se puede ver el espacio de las ranuras para las tarjetas, que están bien situadas y lejos de la batería para que no existan problemas de temperatura. No falta tampoco la pertinente foto del procesador del modelo que se ha “destripado”, en este caso el que integra el SoC de Qualcomm y otros componentes que son esenciales en el funcionamiento del Samsung Galaxy Note 4 (llama la atención el de Wacom para el reconocimiento del S Pen, que es el chip W9012).

En definitiva, una sucesión de imágenes que demuestran lo que esconde en su interior el nuevo phablet que llegará en breve a nuestro país y que está pensado para seguir reinando en su gama de producto, pese a la amenaza que supone el iPhone 6 Plus.

Normas